Content on this page requires a newer version of Adobe Flash Player.

Get Adobe Flash player

La Política me da risa
 

EL CAMINO A HOUSTON AL ROJO VIVO

13-Jan-2017

 La aritmética para los ocho equipos que aún quedan con vida en la National Football League (NFL) les presenta únicamente tres escenarios y es sumamente simple: 1) Con 2 victorias consecutivas llegan al Super Bowl LI que se disputará el próximo 5 de febrero en el NRG Stadium; 2) Con tres victorias consecutivas se llevarán el trofeo “Vince Lombardi” a sus vitrinas y podrán presumirle durante los siguientes 365 días del año, a partir del 6 de febrero, a las otras 31 escuadras con las que compiten en la Liga, que ellos son los meros-meros y 3) Con una derrota estarán asegurando ver el “Halftime Show” con Lady Ga-Ga desde la comodidad de su sillón favorito.

 

Así las cosas, para este fin de semana presenciaremos cuatro duelos que además de interesantes nos presentan la peculiaridad de que se trata de revanchas emanadas del calendario regular de esta temporada, pues las ocho franquicias que estarán en lisa este sábado y domingo ya se enfrentaron previamente en esta campaña: los Seattle Seahawks y los Atlanta Falcons chocaron en la semana 6 con victoria de 26-24 a favor de los pupilos de  Pete Carroll; en esa misma sexta jornada los Dallas Cowboys doblegaron 30-16 a los Green Bay Packers; mientras que tres semanas antes, en la 3, los New England Patriots blanquearon 27-0 a los Houston Texans y a su vez, a la semana posterior, en la 4, los Kansas City Chiefs fueron vapuleados ante los Pittsburgh Steelers 43-14.

 

¿Qué nos dicen estos marcados que se registraron previamente entre los protagonistas de esta ronda divisional? Les voy a ser sinceros: ¡Nada!

 

La verdad es que los playoffs de la NFL prácticamente son otra temporada y si acaso lo que se logró en el pasado inmediato puede ser tomado como un referente estadístico nada más.

 

Sin embargo, a juzgar por el calibre de cada uno de estos equipos y por su comportamiento durante la temporada regular y la ronda de comodines, podemos asegurar que vamos a disfrutar de cuatro partidos muy emocionantes en los que estarán disputándose su pase a las finales de conferencia cinco franquicias que son muy populares en nuestro país y que cuentan con nutridas bases de aficionados.

 

Para este sábado, como primer platillo fuerte, tendremos un duelo entre pajarracos. Por un lado el circo aéreo del quarterback Matt Ryan, quien lanzó para casi 5 mil yardas en esta temporada y por el otro, la siempre agresiva e indigesta defensiva de “La Legión del Boom”, que con Richard Sherman, Booby Wagner, Kam Chancellor y compañía saldrán desde el silbatazo inicial a hacerle la vida de cuadritos al #2 de los Falcons. Aquí percibo un verdadero duelo de poder a poder donde por los locales tienen que brillar, sí o sí, el receptor abierto Julio Jones y el corredor Devonta Freeman, porque de no ser así, los Seahawks se estarían encaminando a una victoria que los acercaría al Super Bowl LI.

Mi pronóstico: Gana Seattle

 

Por la tarde-noche del sábado tendrá lugar el que me parece el partido más disparejo de los cuatro que tendrá la ronda divisional. Los New England Patriots recibiendo a los inconsistentes Houston Texans, que llegaron a estas instancias de la temporada sólo por dos circunstancias: a los Tennessee Titans les hizo falta una victoria para desbancarlos de la cima de la División Sur de la AFC y que en la ronda de comodines se enfrentaron a unos Oakland Raiders prácticamente desahuciados por la lesión de su mariscal de campo titular, David Carr.

 

Aquí el morbo radica en ver qué tanto se ensañan Bill Belichick, Tom Brady,  LeGarrette Blount y el resto de los “Pats” con unos endebles Texans que ya bien pueden celebrar que alcanzaron una instancia que ni en sus sueños más guajiros tenían presupuestada. De hecho, no se sorprendan si aquí se presenta una paliza de escándalo.

Mi pronóstico: Gana New England

 

Ya para el domingo, en territorio aborigen, Chiefs tienen el deber de consolidar, de una buena vez, el bien trabajo que ha hecho con ellos el head-coach Andy Reid, quien después de tomar a un equipo con récord de 2-14 ha logrado calificarlos a postemporada en tres ocasiones. En Kansas City hay mucha presión porque desde hace 23 años no ganan un duelo de playoffs en el Arrowhead Stadium y coincidentemente enfrentarán al último rival que vencieron en aquella ocasión: a los Pittsburgh Steelers, 27-24 en tiempo extra y justo también fue en una ronda divisional.

 

Cierto, los Steelers lucieron como una aplanadora la semana pasada masacrando a los Miami Dolphins y al pobre de Matt Moore, pero si uno analiza superficialmente su récord de temporada regular, 11-5, lo primero que les va a brincar es que los pupilos de Mike Tomlin acabaron con 2-3 en ganados y perdidos ante adversarios con calibre de playoffs, aunque una de esas dos victorias fue precisamente ante los Chiefs.

 

Aquí la incógnita será saber qué antídoto desplegará Reid para detener el tridente ofensivo de los Steelers (Roethlisberger-Brown-Bell). La verdad es que la defensiva de los Chiefs deberá multiplicarse y jugar por nota todo el partido si quieren aspirar a la victoria pero, repito, difícilmente se repetirá el 43-14 del 2 de octubre pasado, aunque si puede ser un lastre mental y anímico para el equipo local.

Mi pronóstico: Gana Kansas City

 

Ya para el último duelo divisional, con dos equipos tradicionales y legendarios, los Dallas Cowboys y los Green Bay Packers (¿alguien recuerda “El Tazón del Hielo”, 31 de diciembre de 1967 en el Lambeau Field, jugado a ¡-44º centígrados!, con triunfo 21-17 para los “cabezas de queso”?), se espera un choque espectacular, aunque muy lejos de aquel gélido entorno que se vivió hace casi 50 años.

 

Se trata de un enfrentamiento que levanta muchas expectativas porque estarán cara a cara dos equipos sumamente motivados, con unos texanos que sorprendieron a propios y a extraños esta temporada, recopilando una foja de 13-3 y con sus dos novatos maravilla a la ofensiva: el quaterback Dak Prescott y el corredor Ezequiel Elliott, quienes llegaron para comerse la liga a puños pero a los que ciertamente les puede afectar el entorno que envuelve un duelo de playoffs. Sí, los Cowboys son los favoritos para representar a la Conferencia Nacional el próximo 5 de febrero en el Super Bowl LI, pero…

 

Enfrente tienen a un mariscal de campo que está convertido en una máquina de lanzar pases de touchdown, Aaron Rodgers, un sujeto que está sumamente acostumbrado a jugar playoffs y que por sí solo ya representa un hándicap a favor de los Packers, un equipo que tiene mucho poderío al ataque pero que al mismo tiempo podemos considerar como unidimensional, porque prácticamente no corren la pelota y viven y mueren de lo que haga Rodgers, por lo que el planteamiento defensivo para Jason Garrett, head-coach de Dallas, es simple: frenar, presionar y golpear al #12 de Green Bay.

 

Hay que destacar que los “cabezas de queso” llegan a este duelo con una seguidilla de siete victorias consecutivas; sin embargo, muy pocos han reflexionado que su defensiva es una verdadera coladera y para botón de muestra hay que recordar que de la semana 8 a la 11 acumularon cuatro derrotas al hilo (contra Atlanta, Indianapolis, Tennessee y Washington, sí, tres de estos cuatro equipos no llegaron a playoffs) y aceptaron ¡153 puntos! Si alguien piensa que el señor Garrett no ha considerado esta estadística y no ha visto los videos de estos cuatro juegos está muy equivocado.

Mi pronóstico: Gana Dallas.

 

            UNAS BREVES

 

Dean Spanos, propietario de los San Diego Chargers, anunció la mudanza de su equipo a la ciudad de Los Ángeles, ¡qué lástima!, sobre todo por los aficionados mexicanos de Tijuana. Así, la franquicia regresa al lugar que los vio nacer como organización en 1960. *** La FIFA, por medio de su nuevo capo…¡perdón!, presidente, el suizo Gianni Infantino, dio a conocer que el Mundial de 2026 se jugará con ¡48 equipos! La mafia unida por un balón. *** Con todo y que su patrón, Jorge Vergara, ya le ordenó ponerse un bozal, José Luis Higuera Barberi, CEO del Grupo Chivas Omnilife, sigue buscando a cómo dé lugar sus 15 minutos de fama. ¡Pobrecito! *** Felicidades a “Chicharito” Hernández, quien ya rompió su ayuno de más de 100 días sin gol con el Bayern Leverkusen. Fue en un partido “molero” allá en Estados Unidos, pero igual sirve para lo anímico. ***  Se agradece a la NBA que nos haya mandado a los San Antonio Spurs, a los Phoenix Suns y a los Dallas Maverick para celebrar con dos partidos oficiales los 25 años de presencia de esta liga en México. ¡Felicidades! *** El pitcher mexicano Yovani Gallardo aterrizará la próxima temporada de las Grandes Ligas en los Seattle Mariners, franquicia en la que se espera pueda celebrar su undécima campaña en al Gran Carpa y pueda superar los altibajos de las dos más recientes, con los Texas Rangers y los Baltimore Orioles. *** De pena ajena ver a algunos “medios especializados deportivos” jugarle a las porristas y ya dar como campeón del Clausura 2017 de la LigaMx al Cruz Azul,cuando apenas se ha jugado la primera jornada y los Cementeros le ganaron de lagrimita 1-0 al Necaxa. ¡Hasta la próxima!

 

            Comentarios.- damnkid@hotmail.com

                                   Twitter.- @jpineda70

                                   Facebook.- https://www.facebook.com/cesar.dosal

 


Comenta este artículo:
  No  Mucho
Captcha Image
 
raymundo moreno comentó el 13-Jan-2017 08:01 PM3 out of 5 stars
excelente análisis sin piedad y contundente, como todo lo que haces amigo mio.

felicidades

ARTÍCULOS ANTERIORES

13-Jan-2017

 La aritmética para los ocho equipos que aún quedan con vida en la National Football League (NFL) les presenta únicamente tres escenarios y es sumamente simple: 1) Con 2 victorias consecutivas llegan al Super Bowl LI que se disputará el próximo 5 de febrero en el NRG Stadium; 2) Con tres victorias consecutivas se llevarán el trofeo “Vince Lombardi” a sus vitrinas y podrán presumirle durante los siguientes 365 días del año, a partir del 6 de febrero, a las otras 31 escuadras con las que compiten en la Liga, que ellos son los meros-meros y 3) Con una derrota estarán asegurando ver el “Halftime Show” con Lady Ga-Ga desde la comodidad de su sillón favorito.

 

Así las cosas, para este fin de semana presenciaremos cuatro duelos que además de interesantes nos presentan la peculiaridad de que se trata de revanchas emanadas del calendario regular de esta temporada, pues las ocho franquicias que estarán en lisa este sábado y domingo ya se enfrentaron previamente en esta campaña: los Seattle Seahawks y los Atlanta Falcons chocaron en la semana 6 con victoria de 26-24 a favor de los pupilos de  Pete Carroll; en esa misma sexta jornada los Dallas Cowboys doblegaron 30-16 a los Green Bay Packers; mientras que tres semanas antes, en la 3, los New England Patriots blanquearon 27-0 a los Houston Texans y a su vez, a la semana posterior, en la 4, los Kansas City Chiefs fueron vapuleados ante los Pittsburgh Steelers 43-14.

 

¿Qué nos dicen estos marcados que se registraron previamente entre los protagonistas de esta ronda divisional? Les voy a ser sinceros: ¡Nada!

 

La verdad es que los playoffs de la NFL prácticamente son otra temporada y si acaso lo que se logró en el pasado inmediato puede ser tomado como un referente estadístico nada más.

 

Sin embargo, a juzgar por el calibre de cada uno de estos equipos y por su comportamiento durante la temporada regular y la ronda de comodines, podemos asegurar que vamos a disfrutar de cuatro partidos muy emocionantes en los que estarán disputándose su pase a las finales de conferencia cinco franquicias que son muy populares en nuestro país y que cuentan con nutridas bases de aficionados.

 

Para este sábado, como primer platillo fuerte, tendremos un duelo entre pajarracos. Por un lado el circo aéreo del quarterback Matt Ryan, quien lanzó para casi 5 mil yardas en esta temporada y por el otro, la siempre agresiva e indigesta defensiva de “La Legión del Boom”, que con Richard Sherman, Booby Wagner, Kam Chancellor y compañía saldrán desde el silbatazo inicial a hacerle la vida de cuadritos al #2 de los Falcons. Aquí percibo un verdadero duelo de poder a poder donde por los locales tienen que brillar, sí o sí, el receptor abierto Julio Jones y el corredor Devonta Freeman, porque de no ser así, los Seahawks se estarían encaminando a una victoria que los acercaría al Super Bowl LI.

Mi pronóstico: Gana Seattle

 

Por la tarde-noche del sábado tendrá lugar el que me parece el partido más disparejo de los cuatro que tendrá la ronda divisional. Los New England Patriots recibiendo a los inconsistentes Houston Texans, que llegaron a estas instancias de la temporada sólo por dos circunstancias: a los Tennessee Titans les hizo falta una victoria para desbancarlos de la cima de la División Sur de la AFC y que en la ronda de comodines se enfrentaron a unos Oakland Raiders prácticamente desahuciados por la lesión de su mariscal de campo titular, David Carr.

 

Aquí el morbo radica en ver qué tanto se ensañan Bill Belichick, Tom Brady,  LeGarrette Blount y el resto de los “Pats” con unos endebles Texans que ya bien pueden celebrar que alcanzaron una instancia que ni en sus sueños más guajiros tenían presupuestada. De hecho, no se sorprendan si aquí se presenta una paliza de escándalo.

Mi pronóstico: Gana New England

 

Ya para el domingo, en territorio aborigen, Chiefs tienen el deber de consolidar, de una buena vez, el bien trabajo que ha hecho con ellos el head-coach Andy Reid, quien después de tomar a un equipo con récord de 2-14 ha logrado calificarlos a postemporada en tres ocasiones. En Kansas City hay mucha presión porque desde hace 23 años no ganan un duelo de playoffs en el Arrowhead Stadium y coincidentemente enfrentarán al último rival que vencieron en aquella ocasión: a los Pittsburgh Steelers, 27-24 en tiempo extra y justo también fue en una ronda divisional.

 

Cierto, los Steelers lucieron como una aplanadora la semana pasada masacrando a los Miami Dolphins y al pobre de Matt Moore, pero si uno analiza superficialmente su récord de temporada regular, 11-5, lo primero que les va a brincar es que los pupilos de Mike Tomlin acabaron con 2-3 en ganados y perdidos ante adversarios con calibre de playoffs, aunque una de esas dos victorias fue precisamente ante los Chiefs.

 

Aquí la incógnita será saber qué antídoto desplegará Reid para detener el tridente ofensivo de los Steelers (Roethlisberger-Brown-Bell). La verdad es que la defensiva de los Chiefs deberá multiplicarse y jugar por nota todo el partido si quieren aspirar a la victoria pero, repito, difícilmente se repetirá el 43-14 del 2 de octubre pasado, aunque si puede ser un lastre mental y anímico para el equipo local.

Mi pronóstico: Gana Kansas City

 

Ya para el último duelo divisional, con dos equipos tradicionales y legendarios, los Dallas Cowboys y los Green Bay Packers (¿alguien recuerda “El Tazón del Hielo”, 31 de diciembre de 1967 en el Lambeau Field, jugado a ¡-44º centígrados!, con triunfo 21-17 para los “cabezas de queso”?), se espera un choque espectacular, aunque muy lejos de aquel gélido entorno que se vivió hace casi 50 años.

 

Se trata de un enfrentamiento que levanta muchas expectativas porque estarán cara a cara dos equipos sumamente motivados, con unos texanos que sorprendieron a propios y a extraños esta temporada, recopilando una foja de 13-3 y con sus dos novatos maravilla a la ofensiva: el quaterback Dak Prescott y el corredor Ezequiel Elliott, quienes llegaron para comerse la liga a puños pero a los que ciertamente les puede afectar el entorno que envuelve un duelo de playoffs. Sí, los Cowboys son los favoritos para representar a la Conferencia Nacional el próximo 5 de febrero en el Super Bowl LI, pero…

 

Enfrente tienen a un mariscal de campo que está convertido en una máquina de lanzar pases de touchdown, Aaron Rodgers, un sujeto que está sumamente acostumbrado a jugar playoffs y que por sí solo ya representa un hándicap a favor de los Packers, un equipo que tiene mucho poderío al ataque pero que al mismo tiempo podemos considerar como unidimensional, porque prácticamente no corren la pelota y viven y mueren de lo que haga Rodgers, por lo que el planteamiento defensivo para Jason Garrett, head-coach de Dallas, es simple: frenar, presionar y golpear al #12 de Green Bay.

 

Hay que destacar que los “cabezas de queso” llegan a este duelo con una seguidilla de siete victorias consecutivas; sin embargo, muy pocos han reflexionado que su defensiva es una verdadera coladera y para botón de muestra hay que recordar que de la semana 8 a la 11 acumularon cuatro derrotas al hilo (contra Atlanta, Indianapolis, Tennessee y Washington, sí, tres de estos cuatro equipos no llegaron a playoffs) y aceptaron ¡153 puntos! Si alguien piensa que el señor Garrett no ha considerado esta estadística y no ha visto los videos de estos cuatro juegos está muy equivocado.

Mi pronóstico: Gana Dallas.

 

            UNAS BREVES

 

Dean Spanos, propietario de los San Diego Chargers, anunció la mudanza de su equipo a la ciudad de Los Ángeles, ¡qué lástima!, sobre todo por los aficionados mexicanos de Tijuana. Así, la franquicia regresa al lugar que los vio nacer como organización en 1960. *** La FIFA, por medio de su nuevo capo…¡perdón!, presidente, el suizo Gianni Infantino, dio a conocer que el Mundial de 2026 se jugará con ¡48 equipos! La mafia unida por un balón. *** Con todo y que su patrón, Jorge Vergara, ya le ordenó ponerse un bozal, José Luis Higuera Barberi, CEO del Grupo Chivas Omnilife, sigue buscando a cómo dé lugar sus 15 minutos de fama. ¡Pobrecito! *** Felicidades a “Chicharito” Hernández, quien ya rompió su ayuno de más de 100 días sin gol con el Bayern Leverkusen. Fue en un partido “molero” allá en Estados Unidos, pero igual sirve para lo anímico. ***  Se agradece a la NBA que nos haya mandado a los San Antonio Spurs, a los Phoenix Suns y a los Dallas Maverick para celebrar con dos partidos oficiales los 25 años de presencia de esta liga en México. ¡Felicidades! *** El pitcher mexicano Yovani Gallardo aterrizará la próxima temporada de las Grandes Ligas en los Seattle Mariners, franquicia en la que se espera pueda celebrar su undécima campaña en al Gran Carpa y pueda superar los altibajos de las dos más recientes, con los Texas Rangers y los Baltimore Orioles. *** De pena ajena ver a algunos “medios especializados deportivos” jugarle a las porristas y ya dar como campeón del Clausura 2017 de la LigaMx al Cruz Azul,cuando apenas se ha jugado la primera jornada y los Cementeros le ganaron de lagrimita 1-0 al Necaxa. ¡Hasta la próxima!

 

            Comentarios.- damnkid@hotmail.com

                                   Twitter.- @jpineda70

                                   Facebook.- https://www.facebook.com/cesar.dosal

 

25-Oct-2016

 Sumido en una terrible crisis que va más allá de los resultados deportivos, el Cruz Azul completó, el sábado pasado al caer 1-2 ante el Puebla, su quinto torneo corto consecutivo sin acceder a la Liguilla, lo que aunado a sus casi 20 años sin obtener el título de Liga del fútbol mexicano (la última vez que lo logró fue ¡en el Invierno 1997!) definitivamente nos arroja una situación por demás decepcionante para una institución que se jacta de ser una de las 4 más importantes de la Primera División, junto al América, el Guadalajara y los Pumas.

 

Sí, cómo no…

 

Lamentablemente, en este equipo capitalino no hay dirección, ni concepto, ni filosofía. Se trata de una escuadra que semana a semana, desde hace ya varios años, vive de engañar a sus aficionados como si se tratara de un político en campaña proselitista, que con el cuento de que “ahora sí todo va a cambiar” los engatuza semestre a semestre y al final el viejo círculo vicioso se vuelve a repetir una y otra y otra y otra vez.

 

Jugadores van y vienen, técnicos van y vienen, las decepciones se acumulan como cerro de basura por el que jamás pasa el camión recolector y en Cruz Azul el señor Guillermo “Billy” Álvarez es incapaz de reconocer de que ya es tiempo de hacerse a un lado para permitir que alguien más, quizá con un poco más de conocimiento de este deporte-espectáculo y con un poquito más de amor hacia la institución y hacia la afición, se encargue de sacar de tan terrible atolladero a este equipo tan querido por muchos. Está claro que el señor Álvarez y sus achichincles, sus “asesores” y sus promotores, verdaderos vivales que como aves de rapiña han sacado millones de las arcas cruzazulinas por nada a cambio, ya deben tomarse unas vacaciones eternas y jamás volver a dañar ni a éste ni a ningún otro equipo.

 

Indudablemente, lo mejor que le pudo pasar al Cruz Azul con su más reciente descalabro, ante el Puebla, fue que por fin Tomás Boy decidió renunciar a la dirección técnica del equipo. Enorme favor le hicieron de manera indirecta los poblanos a La Máquina, pues con poco más de un año en el banquillo celeste apenas logró una efectividad del 36.5%, dirigiendo un total de 51 partidos, de los cuales sólo ganó 19, empató 18 y perdió 14, números patéticos para un sujeto que desde 1989, año en el que inició su trayectoria como director técnico, no ha ganado absolutamente nada, más allá de que se trata de un personaje que pocas positivas le ha aportado al fútbol mexicano, a no ser por un bicampeonato que consiguió como futbolista en activo con Tigres (1977-1978 y 1981-1982) y que erróneamente le hacen creer que es una especie de deidad de balompié azteca.

 

Sin embargo, en el momento histórico actual del Cruz Azul no aplica ese viejo aforismo de muerto el perro, se acabó la rabia. Nada de eso. En estos momentos don “Billy” Álvarez ya se encuentra tras los servicios del argentino Rubén Omar Romano o del paraguayo José Saturnino Cardozo, quienes en su faceta de directores técnicos han resultado ser tan mediocres como Tomás Boy, por lo que de concretarse la firma de alguno de estos dos otroras grandes jugadores la malaria que vive la institución cementera lejos de solucionarse sólo se estaría agudizando.

 

            ¿Quién quiere apostar conmigo?

 

El Momento.- Mucho ojo esta noche en la primera semifinal de la CopaMx, duelo en el que los Diablos Rojos del Club Deportivo Toluca recibirán en el estadio “Alberto ‘Chivo’ Córdova” de la UAEM a los Gallos Blancos del Querétaro FC, mediocre equipo que Grupo Imagen Multimedia se empecina en vendernos como la octava maravilla del mundo sin patentar. No quisiera ser un aguafiestas para los aficionados mexiquenses, pero aquí huele a chanchullo. ¡Mucho cuidado con la tripleta arbitral de esta noche!

 

El Villano.- El millonario mariscal de campo de los Houston Texans (4-3), Brock Osweiller, sólo regresó anoche a su antigua casa, el Sports Authority Field at Mile High, hogar de los Denver Broncos (5-2), para hacer el ridículo y caer feamente derrotado por 27-9. ¡Ni hablar!

 

El Héroe.- Hay que quitarse el sombrero con el corredor de los Miami Dolphins (3-4), Jay Ajayi, quien el domingo pasado empató un récord de la NFL al acumular 200 yardas en partidos consecutivos, para ubicarse junto a los inmortales O.J. Simpson (Buffalo Bills), Earl Campbell (Houston Oilers) y Ricky Williams (Miami Dolphins). Además, hay que destacar que sus 214 yardas de anteayer sirvieron para que su equipo derrotara 28-25 a los Buffalo Bills (4-3).  ¿Será que para el 6 de noviembre le podrá correr 200 yardas a los alicaídos New York Jets (2-5) para ser el primero en acumular tres juegos consecutivos alcanzando dicha cifra? ¡A esperar!

 

La Estadística.- Esta noche abren las hostilidades de la Serie Mundial de las Ligas Mayores, con los Chicago Cubs (Liga Nacional) y los Cleveland Indians (Liga Americana) intentando quebrar una sequía conjunta de 176 años sin ser campeones. Me parece que aquí los favoritos son los aborígenes, pero cualquier puede ocurrir en un “Clásico de Otoño”. Además, tomando en cuenta que ambos equipos están hambrientos y sedientos de gloria, lo más seguro es que veamos una batalla que se extienda hasta el séptimo juego.

 

3 APUNTES 3

 

1.- Después de ver que los Chicago Cubs no celebran un título desde 1908, lo único que podemos decir es ¡ánimo Cruz Azul!

 

2.- Con apenas 3 goles en su haber desde que fue repatriado de Grecia por las Chivas de Guadalajara, el crack (es ironía, ¿eh?) Alan Pulido ya se siente toda una figura del balompié mexica. Pero, como dice el refrán, no tiene la culpa el indio… sino los medios que lo inflan.

 

3.- La NBA está próxima a iniciar hostilidades y presume un total de 113 jugadores extranjeros de 41 diferentes naciones y ¿qué creen? ¡No hay ningún mexicano!

 

            Comentarios.- damnkid@hotmail.com

                                   Twitter.- @jpineda70

                                   Facebook.- https://www.facebook.com/cesar.dosal

 

 

 

13-Aug-2016

 

El gozo se fue al pozo tan sólo en unos cuantos días. La ilusión de emular lo alcanzado hace cuatro años en Londres 2012 se esfumó a base de golpes de desilusión. Los Juegos Olímpicos de Río de Janeiro 2016, apenas los segundos que se realizan en territorio latinoamericano en toda la historia del olimpismo (los primeros fueron justo en México, los de 1968), ya en su punto intermedio de duración y competiciones, se han significado para nuestro país en una terrible pesadilla que no tiene para cuando acabar y que amenaza todavía con ponerse más gacha.

 

Olvídense de los análisis, de los pronósticos, de los momios, de las profecías e incluso de todas esas cuestiones esotéricas y oscurantistas que involucran a brujos, videntes y chamanes que auguraban que la delegación mexicana “la iba a romper”, como lo prometió don Alfredo Castillo Cervantes, titular de la Comisión Nacional de Cultura Física y Deporte (Conade), cuyo conocimiento del deporte, y no me refiero al deporte mexicano amateur, sino al deporte en general, es tan profundo como una cuchara.

 

Sin embargo, con su proceder, aquí en México y allá en Brasil, el señor Castillo Cervantes ya nos consolidó como una potencia olímpica, mundial, universal e incluso intergaláctica para encontrar excusas y turistear. Ahí sí nadie nos gana, ¿verdad?

 

Lástima que en este “deporte” no se otorguen medallas…

 

Olvídense de que el titular de la Conade prácticamente aprovechó su estancia en Río para celebrar una especie de luna de miel junto a su pareja sentimental, Jacqueline Tostado Madrid, una ex reina de belleza capitalina que misteriosamente está acreditada como parte de la delegación mexicana que viajó a tierras cariocas y que, según Castillo Cervantes, viajó con él porque “nos está representando a todos los mexicanos”. ¿En qué disciplina?, ¿cuándo compitió o cuándo va a competir?, ¿cuáles son sus marcas nacionales y en qué selectivo las dio para integrar parte de nuestro contingente? En fin…

 

Pero, repito, olvídense del papel desempeñado por el señor Castillo Cervantes y su señora. Aquí, lo verdaderamente importante y doloroso es el terrible ridículo que están haciendo nuestros deportistas (disculpen si no les digo “atletas”, pero para mí un atleta posee características muy particulares que el grueso de los competidores aztecas lamentablemente no tiene) en lo que muchos considerábamos un escenario idóneo para mostrar ciertos avances en determinadas disciplinas con relación a lo que se hizo en Londres 2012, donde se ganaron 7 medallas, incluido un histórico oro en fútbol soccer varonil. Y es que, por lo que hemos visto hasta el día de hoy, de nada sirvió que la justa veraniega se realizara en territorio latinoamericano, tampoco que nuestros deportistas prácticamente jugaron como locales por la gran cantidad de mexicanos que viajaron hasta Brasil para apoyarlos y también porque el clima sudamericano supuestamente les favorecería. Pero no. Nada de eso pesó. Al contrario. En poco más de una semana de competencias todo ha sido tristeza tras tristeza, frustración tras frustración, pretexto tras pretexto y justificación tras justificación.

 

Causa rabia atestiguar que hay países que, supuestamente inferiores en cuestiones económicas, presupuestales y hasta demográficas, han tenido actuaciones que nos hacen ver efectivamente como una nación bananera en lo que al tema deportivo se refiere: Hungría, por ejemplo, una nación que ni siquiera cuenta con 10 millones de habitantes, presume orgullosa su décima posición en el medallero, con 11 preseas obtenidas (5 de oro); ¿o qué tal, otro ejemplo, la “humilde” Fiji? Sí, esas pequeñas islas ubicadas en Oceanía, dependientes del Reino Unido y que apenas sobrepasan los 900 mil pobladores, ganando la primera medalla olímpica de su historia (de oro) derrotando a su “padre” político y administrativo (Inglaterra) en la final del rugby varonil. ¡Sí, por increíble que parezca, esa pequeña nación predominantemente habitada por aborígenes, ya dejó su marca en el medallero de Río 2016 y México no ha sido capaz de hacerlo!

 

Y, bueno, ni qué decir sobre el tritón estadounidense Michael Phelps, La Bala de Baltimore, quien por cierto, durante una etapa de su carrera se preparaba en el estado de ¡San Luis Potosí!, un superdotado que él solo lleva más medallas de oro recolectadas en Juegos Olímpicos (23) que todos nuestros deportistas mexicanos juntos en la historia del olimpismo (13). ¡Vergonzoso, ¿no creen?!

 

Desgraciadamente, sin importar las incidencias que todavía nos faltan por atestiguar en esta olimpiada brasileña, si México logra apropiarse de alguna medalla o si al final termina borrado del medallero, la historia de cada cuatro años se volverá a repetir en nuestro país, con millones de mexicanos frustrados por ver cómo el dinero de sus impuestos que se le inyecta a los deportistas y a sus federaciones se va por el retrete y con decenas de funcionarios, políticos y vividores de pantalón largo vacacionando a lo grande a expensas del erario, valiéndoles un pepino el deporte, la niñez y la juventud mexicanos.

 

No sé si ya leyeron o escucharon al señor Castillo Cervantes decir que a él no le importa ganar medallas sino obtener resultados. ¡Por Dios, las medallas son resultados, punto! Pero eso sí, muy seguro de sí mismo de que conservará su puesto para el próximo ciclo, gracias a su brillante gestión me imagino, ya hace sumas y restas para lo que se requiere de cara a los Juegos Olímpicos de Tokio 2020. Sí, ya tiene un plan, ya sabe muy bien lo que hará con el presupuesto que otorgará el Estado y también ya sabe a qué destinará la lana que desembolsará la iniciativa privada… es el cuento de nunca acabar, con México y los mexicanos viviendo cada cuatro años de esperanzas y no de certezas.

 

Se dice que en los próximos días se llamará a comparecer a Castillo Cervantes tanto al Congreso de la Unión como al despacho principal del Partido Revolucionario Institucional (PRI). ¿Servirá esto de algo? No lo creo. Y no lo creo porque se trata de un episodio repetido una y otra vez a lo largo de la administración pública en la historia de México, con un político se irá a parar frente a un grupo de políticos sobre un tema del que ni uno ni los otros tienen la más mínima idea entienden un soberano pepino. Aunque, ya aprovechando, también deberían llamar al ex clavadista Jesús Mena Campos, a quien el Presidente Enrique Peña Nieto le entregó el timón de la Conade al inicio de este sexenio y quien por cierto ¡no hizo nada! Sí, Mena y Castillo son los principales responsables y protagonistas de esta historia plagada de conflictos, escándalos, opacidades y corrupción.

 

***

 

Sí, ya sé, en estos momentos todo mundo tiene una solución y una propuesta para dejar de ser el hazmerreír de los Juegos Olímpicos y convertirnos, como por parte de magia, para el próximo ciclo, en una potencia deportiva amateur como Dios manda. Pero, ¿saben?, no quiero ser pesimista con ustedes ni granjearme su odio, pero eso no va a suceder hasta que el Gobierno verdaderamente entienda que el deporte debe ser parte integral en la formación de ¡TODOS! los mexicanos, desde que nacen. Porque para tener medallistas olímpicos primero debemos tener la materia prima que nos permita moldearlos, foguearlos y consolidarlos, y en estos momentos, desgraciadamente, no contamos con ello. Así que, si alguien verdaderamente trae ganas, desde la esfera gubernamental, de que México efectivamente se convierta en una nación competitiva en este rubro y no nada más mande a una panda de turistas bonitamente vestidos para que desfilen en una ceremonia de apertura y en una ceremonia de clausura, debe aplicarle un verdadero “golpe de Estado” al deporte mexicano. Destruirlo desde sus cimientos. Que no quede piedra sobre piedra sobre él. Acabar con las federaciones y sus mafiosos líderes; eliminar (por ley o por decreto) la Conade, el Comité Olímpico Mexicano y todas esas rémoras presupuestales cuya única razón de ser es vivir del presupuesto que se les asigna, sin pensar verdaderamente en el único interés que deberían tener: ¡el atleta!

 

Sí. Hay que destruirlo todo. Pulverizarlo. Conformar un grupo multidisciplinario (principalmente con extranjeros triunfadores interesados en ayudarnos a salir del abismo –como la entrenadora de clavados china Ma Jin o el entrenador de marcha polaco Jerzy Hausleber, entre otros-) de mentes creativas, con talento e iniciativa, para diseñar verdaderas políticas de Estado encaminadas a la creación de semilleros de todos los deportes, desde la Península de Baja California hasta la Península de Yucatán, para que no quede ni un solo rincón de la República sin visitar en busca de potenciales atletas… ¡sí, atletas! Porque los atletas no nacen, ¡se hacen!, y no como si se tratara de la generación espontánea, porque aunque muchos se cuelgan del éxito de gente como Lorena Ochoa, Ana Gabriela Guevara, María Espinoza o Soraya Jiménez, entre otr@s, la verdad es que nuestros mayores hitos deportivos son una especie de garbanzos de a libra y no producto del buen tino de las acciones y programas de políticos y federativos.

 

El deporte mexicano, tanto el amateur como el profesional, están podridos, punto. No hay nada que rescatar en la derrota. Esos que históricamente han sostenido que de los descalabros se obtienen innumerables enseñanzas, son precisamente quienes más se han beneficiado de convertir a nuestros niños y jóvenes en perdedores sistemáticos. Las naciones potencia, no sólo en el deporte, sino en cualquier otra actividad alcanzada por la globalización, no le conceden honra alguna a ese añejo slogan de “lo importante no es ganar, sino competir” porque, de tanto aplicarlo, como en el caso de los mexicanos, que ya lo traemos tatuado en el ADN, ya lo consideramos una especie de undécimo mandamiento que, desafortunadamente, ya ni siquiera nos sirve para competir. Sí, aceptémoslo, México ya ni siquiera acudió a Río de Janeiro para competir, sino para hacer el ridículo.

 

Y créanme, los deportistas son los menos culpables de esta debacle.

 

            Comentarios.- damnkid@hotmail.com

                                   Twitter.- @jpineda70

                                   Facebook.- https://www.facebook.com/cesar.dosal

 

 

 

20-Jun-2016

 

En Cleveland, Ohio, los aficionados a los cuatro deportes profesionales más populares de Estados Unidos (el baloncesto, el fútbol americano, el beisbol y el hockey sobre hielo) jamás tuvieron el placer de entonar a todo pulmón el himno rockero “We Are The Champions” del grupo británico Queen y que identifica a todas aquellas franquicias que tras una larga temporada de sacrificios y satisfacciones logran coronarse.

 

Hasta anoche…

 

Y sí, por fin, el maleficio se rompió. Y llegó de la mano de los cardiacos Cleveland Cavaliers de la NBA, que por primera vez en 46 años de historia lograron levantar el trofeo “Larry O’Brien”, que acredita al monarca absoluto de la liga profesional de basquetbol estadounidense. En siete partidos, los muchachos de Tyronn Lue (quien, por cierto, se convirtió apenas en el segundo coach más joven en ser campeón en la NBA, sólo tiene 39 años de edad y en el cuarto entrenador que se corona tomando el lugar de un estratega despedido a media temporada) escribieron historia pura en los anales de este deporte al vencer en calidad de visitantes por 93-89 a unos históricos Golden State Warriors que vieron frustrada su intención de proclamarse bicampeones, cosa que no ocurre en esta liga desde que en 2012 y 2013 lo logró el Miami Heat, escuadra en la que coincidentemente militó el MVP de esta serie: LeBron James.

 

Ciertamente fue un juego espectacular, con 48 minutos de emociones a granel y mucha estrategia desplegada por los coaches Steve Kerr y Tyronn Lue, éste último, para quienes no lo sepan, es oriundo de Mexico… ¡Missouri! Un séptimo juego que arrojó a los Cavs como el primer equipo en la historia de la NBA que se recupera de un 1-3 en contra para acabar como campeón. Y el mérito de Cleveland es gigantesco, porque lo hicieron ante un rival que venía de firmar la temporada más ganadora en los anales de este deporte y que lucía como el seguro favorito de aficionados y analistas.

 

No hay razón alguna para escatimarle elogios a este plantel. Los Cleveland Cavaliers acabaron como el mejor equipo de la Conferencia Este y no obstante a haber hecho un arriesgadísimo cambio en el timón a media campaña (en enero pasado despidieron al entrenador David Blatt, cuando tenía al equipo con récord de 30-11, comandando su conferencia), justo después se haber sufrido la peor derrota de su historia en casa, 132-98 precisamente frente a Golden State, la gente que maneja los hilos de esta franquicia demostró la ambición y la atingencia necesarios para demostrar que este año iban por todas las canicas.

 

Un reconocimiento especial para el MVP de estas finales, LeBron James, quien a sus 31 años ya es todo un veterano en la NBA y un viejo lobo de mar jugando por el campeonato de la NBA. Ésta fue la sexta final consecutiva que disputó (su saldo particular es de 3-3) y en honor a la verdad ésta debe ser la que más satisfacciones le ha acarreado porque la ganó jugando en su estado natal, Ohio (es oriundo de Akron) y lo hizo frente a la afición que lo vio convertirse en una estrella de la liga y con la que tenía una deuda enorme pendiente: entregarles un campeonato tras regresar como el hijo prodigio procedente de Miami, ciudad a la que le obsequió un bicampeonato acompañado de sus dos grandes amigos Dwyane Wade y Chris Bosh.

 

Habrá quienes comenten que a los Warriors, principalmente a su súper estrella Stephen Curry, les falló la mentalidad y el espíritu a la hora de la verdad, y que la cruzazulearon muy feo tras ponerse 3-1 en la serie y no encontrar argumentos suficientes para arrebatar esa cuarta victoria que tanto necesitaban para el bicampeonato y que jamás llegó. Pero honor a quien honor merece, los Cavs fueron a meterse cuatro veces a la Oracle Arena en estas Finales y con muchas agallas supieron robarse dos victorias de la duela más complicada que existe en estos momentos en toda la NBA. Tuvieron los arrestos suficientes para meterse en la mente de Curry, desesperarlo y hacerlo improductivo en los momentos en los que más lo necesitaba su equipo. El bajón que sufrió en esta serie final el #30 de Golden State no le resta su enorme calidad, pero quedó claro que jugando bajo presión todavía muestra algunos claroscuros tanto en su desempeño como en su liderazgo.

 

Y ahora, que venga el desfile en Cleveland, que promete convertirse en una fiesta salvaje después de que el maleficio se rompió.

 

El Momento.- El triple de Kyle Irving, justo en las narices de Kyle Irving, a 53 segundos del final, para poner la pizarra 92-89.

El Villano.- Pese a su doble-doble de 32 puntos y 15 rebotes, Draymond Green afectó de más a los Warriors en esta serie al ser suspendido para el juego 5 que, dicho sea de paso, fue el que aprovecharon los Cavaliers para resucitar.

El Héroe.- Por tercera ocasión en su carrera, LeBron James se alza con el título de la NBA y, al mismo tiempo, con el trofeo del “MVP”. Se lució frente a un equipo que ganó 73 juegos durante la temporada regular promediando en estas Finales 29.7 puntos, 11.3 rebotes, 8.9 asistencias, 2.6 robos y 2.3 bloqueos. ¡Impresionante!

La Estadística.- Juntos, los equipos profesionales de la ciudad de Cleveland sumaron 146 años de fracasos: los Indians de la MLB llevan 51 años sin poder ser campeones; los Browns de la NFL ahí la llevan con sus 48 años de sinsabores; los Cavaliers de la NBA, hasta anoche, acumulaban 45 años de sequía y los Barons de la NHL apenas llevan dos.

 

3 APUNTES 3

 

1.- Humillante y espeluznante el desempeño de la Selección Mexicana de Fútbol en los cuartos de final de la Copa América Centenario, al caer ¡7-0! frente a Chile (aquí no se puede decir “su similar de Chile”, porque de similares no tienen nada), que con su demostración deja en claro que quiere ser bicampeón. Patético ver sobre la cancha del Estadio Levi’s de Santa Clara, California a tipos tan mediocres y faltos de espíritu como lo son Memo Ochoa, Paul Aguilar, Miguel Layún y “El Chicharito” Hernández, entre otros, que son unas verdaderas chuchas cuereras a la hora de pavonearse en las redes sociales con sus novias, sus amigos o presumiendo lo jugosas que son sus idas al shopping. Y el DT colombiano Juan Carlos Osorio no debe quedar “impune” de este “accidente del fútbol” (como él mismo lo llamó), pues tiene muchas cosas que explicar, sobre todo la convocatoria de jugadores tan chafas como Jesús Dueñas e Hirving Lozano. Con respecto a “El Patrón” Rafael Márquez, está claro que este señor es un especialista en arrugarse a la hora de la verdad, jugó su mejor partido de este torneo el sábado, al esconderse en la banca (sí efectivamente eres un líder, cuando tu equipo va cayendo 0-2, te quitas los pants y le dices a tu entrenador que vas a entrar a ayudar; para eso eres “El Patrón” ¿no?). Y lo de Guardado, Herrera y Moreno es lamentable, se ponen la camiseta verde como si le estuvieran haciendo un favor a todo México.

 

2.- ¡Otro tercer lugar de Sergio “Checo” Pérez en la F1! El mexicano se lució en el Gran Premio de Europa (Azerbaiyán) y por segunda ocasión en esta temporada se trepa al podio (el séptimo de su carrera), lo que hace crecer los rumores de que Ferrari ya le tiene el ojo bien puesto al tapatío, quien no se distrae y asegura que su prioridad es Force India. Por cierto, con esta tercera posición Pérez se convierte en el piloto mexicano más joven (26 años) en conseguir siete podios en la Fórmula 1, superando a Pedro Rodríguez (QEPD, 1971), quien los acumuló a los 31 años de edad.

 

3.- La ciclista mexicana Daniela Campuzano, próxima abanderada de la delegación olímpica para los Juegos de Río 2016, sigue acumulando triunfos. En esta ocasión se apuntó la segunda posición en la Copa Nacional de Ciclismo de Montaña Bundesliga-Heubacher celebrada en Alemania, apenas por detrás de la veterana campeona alemana Gunn-Rita Dahle Flesjaa.

 

 

            Comentarios.- damnkid@hotmail.com

                                   Twitter.- @jpineda70

                                   Facebook.- https://www.facebook.com/cesar.dosal

 

 

 

31-May-2016

Sí, no cabe duda: a los Tuzos del Pachuca les viene (muy) bien jugar finales en Monterrey. La frialdad de los números así lo indica. De seis títulos de Liga que han obtenido, los hidalguenses han conseguido el 50% de ellos arrebatándoselos a escuadras de la Sultana del Norte (dos a los Tigres de la UANL y uno a Rayados de Monterrey). El más reciente, apenas antenoche en el Estadio BBVA Bancomer, con un global por 2 a 1, cuando ya todos apostaban por una prórroga de 30 minutos más y quizá una emocionante definición desde los 11 pasos.

 

Pero, como dice el refrán: “Del plato a la boca, a veces se cae la sopa…”.

 

Y sí, a Rayados se les cayó la sopa, el arroz, el guisado, los frijoles, el agua y hasta el postre, en una final que por enésima ocasión nos enseñó que en el fútbol mexicano de 1ª División la mayoría de las veces acabar como líder general sirve para maldita la cosa.

 

Lo que son las cosas, en el juego de vuelta de la final del Clausura ‘16, con un dominio regiomontano apabullante y con una plantilla prácticamente con etiqueta de dream team, parecía cuestión de minutos para que Monterrey le diera la vuelta a la tortilla y así borrar la desventaja de 0-1 que se habían traído del estadio “Hidalgo” el jueves pasado.

 

De hecho, cuando Dorlan Pabón anotó el 1-0 con un soberbio zapatazo, al ’38, todo mundo en la nueva casa rayada supuso que a su equipo sólo lo separaban 52 minutos para agenciarse el quinto título de Liga de su historia. Sin embargo, la suerte de los locales prácticamente quedó echada cinco minutos antes, cuando el colombiano Edwin Cardona falló garrafalmente un penalti frente al veteranísimo Óscar “Conejo” Pérez y desperdició la oportunidad de adelantar al Monterrey 1-0. Sí, cinco minutos después Pabón puso en ventaja a los de casa y los puso en posición de campeonar, pero la realidad es que la falla de Cardona le pesó toneladas en lo anímico al cafetalero, a grado tal que prácticamente desapareció de la cancha y ese fue un golpe del cual los ahora subcampeones ya no se pudieron reponer jamás.

 

Que los Tuzos sólo hayan realizado dos disparos (bueno, un tiro y un cabezazo, éste último al ’93 cortesía de Víctor Guzmán y que valió el título a los visitantes) a la portería del adversario, será algo que se le reprochará por toda la eternidad al DT de los hidalguenses, Diego Alonso, quien en estos momentos todo mundo lo califica de genio porque le resultó la estrategia de meter el camión durante todo el partido de vuelta y quien tuvo en el veteranazo “Conejo” Pérez a un talismán de 43 años que detuvo ocho ráfagas regiomontanas para mantener su meta prácticamente inmaculada. El gol de Pabón fue lo único que dejó pasar.

 

Mención aparte merece el pésimo trabajo defensivo del “Homie” Édgar Castillo, quien en la jugada del gol demostró que lleva una década jugando de prestado en el fútbol mexicano, pues es un zaguero con un nivel poco apto para la LigaMx y eso quedó de manifiesto en la jugada del gol del triunfo pachuqueño, pues no hizo nada después del ollazo que envió Emmanuel García al área grande rayada, dejando que Víctor Guzmán le ganara la espalda, saltando a placer para cabecear y vencer a un Jonathan Orozco que se lanzó desesperado para detener la esférica pero no lo logró.

 

El Momento.- Al ’74, el zaguero central Aquivaldo Mosquera mostró su colmillo al preferir que lo expulsaran, por taclear a Dorlan Pabón cuando éste ya enfilaba hacia la portería del “Conejo” Pérez, en lo que parecía el 2-0 para Monterrey.

El Villano.- Edwin Cardona, porque además de fallar un penalti, jamás supo enderezar el rumbo anímico individual y eso hundió a su equipo porque mucho del peligro que genera Rayados hacia al frente pasa por los pies del colombiano.

El Héroe.- ¿Quién más? “El Conejo” Pérez, quien durante toda la Liguilla mostró que vale su peso en oro, gracias a su veteranía y gran nivel. Casi 20 años después, el arquero de amarillo volvió a levantar el trofeo de campeón.

Lo Patético.- Escuchar algunos “comunicólogos” (comentaristas, analistas, etcétera) esgrimir frases tan mediocres como “Las finales no se juegan, se ganan”. Así las cosas, entendemos porqué nuestro fútbol todavía está muy lejos del que practican las potencias.

 

3 APUNTES 3

 

1.- ¡Vaya manera de cruzazulearla del Oklahoma City Thunder frente a los Golden State Warriors en la final de la Conferencia del Oeste de la NBA! Lograron ponerse 3-1 por arriba de los californianos en esta serie, tuvieron tres oportunidades de liquidar y no pudieron. Anoche apareció la magia de Stephen Curry y con sus 36 puntos fue el principal culpable de que el equipo de Kevin Durant, Michael Wesrbrook y compañía ya esté de vacaciones. Ahora, a disfrutar de The Finals entre los Golden State Warriors y los Cleveland Cavaliers a partir de pasado mañana jueves. ¿A quién le van? Yo voy con los de Oakland.

 

2.- Tercer lugar de Sergio “Checo” Pérez en el Gran Premio de F1 de Mónaco. El mexicano sacó la casta en un circuito eminentemente callejero que requiere de mucho valor para correrlo como él lo corrió el domingo y eso le valió subir al podio, el sexto en su carrera en Fórmula 1. Ahora ya lleva tres podios con la escudería Sauber y tres con la escudería Force India. ¡Enhorabuena!

 

3.- La afición de los Diablos Rojos del Club Deportivo Toluca está loca de contenta ante la inminente llegada de Francisco Palencia como DT de los Pumas de la UNAM, toda vez que “El Gatillero” sonaba como posible director deportivo de los mexiquenses al arribo de José Manuel “Chepo” de la Torre como nuevo estratega de los escarlatas. Todo indica ahora que el nombramiento del próximo entrenador para el equipo del Estado de México tomará un poco más de tiempo y que la directiva la pensará dos veces para designar al sucesor del intrascendente José Cardozo. En radio pasillo se rumora fuertemente que Hernán Cristante tiene amplias posibilidades de llegar al banquillo infernal y que hoy lo presentan, junto con Antonio Naelson “Sihna”, quien sería su auxiliar. ¡Ojalá!

 

 

            Comentarios.- damnkid@hotmail.com

                                   Twitter.- @jpineda70

                                   Facebook.- https://www.facebook.com/cesar.dosal

 

 

 

06-Feb-2016

Por todos los elementos que lo rodean, este “Súper Domingo” en la National Football League (NFL) puede convertirse en algo verdaderamente épico para todos aquellos que vivimos apasionados por el deporte de las tecleadas y que durante 364 días esperamos con ansias el momento del silbatazo que da inicio al enfrentamiento más esperado de toda la temporada.

 

¡El Super Bowl!

 

Damas y caballeros, abróchense los cinturones porque este domingo las Carolina Panthers (17-1), escuadra campeona de la Conferencia Nacional y los Denver Broncos (14-4), monarcas de la Conferencia Americana, chocarán para definir a la franquicia que se apoderará del trofeo “Vince Lombardi” en su quincuagésima edición. ¡El Super Bowl 50!, ¡El Super Bowl de Oro!

 

Hoy por la tarde quedarán atrás todas las especulaciones que formularon por espacio de dos semanas periodistas, analistas y aficionados con respecto a todo lo que envuelve este duelo que, por principio de cuentas, se antoja inolvidable primero, porque chocan los equipos #1 de ambas conferencias y, segundo, porque frente a frente estarán dos mariscales de campo que representan estirpes muy interesantes de exponentes en esta posición tan trascendente en el fútbol americano: Peyton Manning, de quien se rumora podría estar jugando su último partido como profesional (cosa que yo dudo), contra el “Superman” Camp Newton, un híbrido espectacular que lo mismo te puede hacer daño con su brazo que son sus piernas. Mejor… ¡imposible!

 

Cierto, en el terreno de las estadísticas, y si nos apegamos a los momios emitidos por los expertos apostadores en Las Vegas, las Panthers lucen sumamente superiores a los Broncos en casi todos los departamentos contabilizables: ofensiva, defensiva, equipos especiales, puntos anotados, puntos recibidos, etcétera. Sin embargo, al momento en que el ovoide vuele sobre el terreno de juego de Levi’s Stadium de Santa Clara, California, hogar de los San Francisco 49’ers, durante el kickoff inicial, en automático desaparecerán todos los números previamente conseguidos por ambas escuadras y todo se centrará en el nivel de adrenalina y de estrategia que se puedan desplegar durante los cuatro periodos del juego. Por cierto, jamás en la historia del Super Bowl se ha dirimido el campeón en tiempo extra. ¿Podría ser ésta la primera vez? Quizá, quizá, quizá…

 

¿QUIÉN ES QUIÉN?

 

 

Los Denver Broncos son un equipo que está acostumbrado a pisar este tipo de terrenos, en su historia han hecho, con éste, ocho viajes al Super Bowl.  Sin embargo, su foja de 2-5 denota que haciendo a un lado el bicampeonato obtenido en 1997 y 1998 por lo regular han fracasado en su intento por demostrar su poderío. Por su parte, las Carolina Panthers, que son una franquicia relativamente joven (irrumpieron en la NFL en la penúltima expansión que tuvo la liga, en 1995, junto a los Jacksonville Jaguars), apenas estarán haciendo su segundo viaje al Super Bowl: el 1º de febrero de 2004 cayeron 32-29 ante los New England Patriots en la edición XXXVIII en el Reliant Stadium de Houston, por lo que el head-coach Ron Rivera (quien fue campeón como jugador en la edición XX cuando los Chicago Bears derrotaron a los New England Patriots 46-10 en el Superdome de Louisiana) buscará este domingo escribir su nombre con letras de oro en esta muy especial edición de oro del juego de juegos.

 

Pero para que esto suceda, Rivera va a necesitar que Cam Newton salga en su mejor versión y se manifieste como el gran jugador que ha sido durante toda esta temporada. Y es que el quarterback egresado de Auburn, tras cinco temporadas en la liga finalmente ya dio el do de pecho que le permite ser considerado un mariscal de campo de élite. Y obviamente para que “Superman” luzca en plan grande requerirá del apoyo de su tridente aéreo Greg Olsen-Ted Ginn Jr.- Jericho Cotchery, tres jugadores que aprovechan al máximo la cobertura hombre a hombre cuando las defensivas ponen muchos hombres en la caja buscando detener las carreras de Jonathan Stewart, Mike Tolbert y el propio Cam.

 

Sin embargo, pongan mucha atención al despliegue defensivo de Denver, porque el coordinador Wade Phillips seguramente le tendrá prepararas varias sorpresas a sus contrincantes. Así que no se sorprendan si los rabiosos linebackers de los Broncos, entre ellos los temibles Von Miller y DeMarcus Ware, “improvisan” frecuentemente alineándose en la línea de scrimmage para distraer la atención de la línea ofensiva de Carolina y así el apoyador Danny Trevathan y hasta el safety T.J. Ward sacan provecho de los blitzes. La verdad es que el duelo entre la ofensiva de Carolina y la defensiva de Denver se antoja como un muy interesante ajedrez que seguramente le fincará la victoria a aquella unidad que imponga condiciones. Pero, ¡mucho ojo!, porque si las Panthers logran carburar desde el primer cuarto y llevan puntos para su causa como lo hicieron en el duelo divisional contra Seattle y la final de conferencia ante Arizona, le aplicarán un knockout casi definitivo a los equinos naranjas.

 

¿YA ES HORA DE JUBILAR A MANNING…? ¡CLARO QUE NO!

 

En Santa Clara hay muchas voces que apuestan que este Super Bowl 50 será el Waterloo del veteranazo Peyton Manning y es que tras 18 años en la liga (en la temporada de 2011 no jugó debido a una lesión, circunstancia que lo hizo salir de los Indianapolis Colts) el legendario #18 de los Broncos ya no luce como en sus mejores años. Y eso es obvio, en la vida y más en la NFL el tiempo no pasa en balde, pero eso también se traduce en colmillo y este pundonoroso quarterback lo tiene de sobra. Así que ¡aguas con él!, porque si sale enfocado más que nada en no cometer errores, como lo ha hecho a lo largo de todos estos playoffs, se convertirá en factor para este juego.

 

Además, este domingo los Broncos van a pelear con pezuñas y dientes para salir victoriosos en este choque, porque de no ser así, se convertirán en el máximo perdedor en la historia del Super Bowl,  con cinco derrotas. En este momento están empatados con los Buffalo Bills y los Minnesota Vikings como los peores, con cuatro descalabros cada uno.

 

Lamentablemente, un factor que hace ver a los Denver Broncos como víctimas en este partido es que a lo largo de esta temporada y los playoffs no han tenido regularidad corriendo el balón con Ronnie Hillman y C.J. Anderson, y esto definitivamente le pondrá presión tanto a Peyton Manning como a su línea ofensiva, que van a trabajar horas extras intentando maniatar a Kawann Short, Luke Kuechly, Kurt Coleman y compañía, que una vez entrando en ritmo son una verdadera pe-sa-di-lla para los rivales. Habrá que esperar si el head-coach Ron Rivera echa mano de los lesionados Jared Allen y Thomas Davis, dos defensivos de mucho nivel que sanos al 100% podrían aportar mucho para la causa felina, pero si no están en óptimas condiciones para jugar este domingo y su entrenador se empecina en alinearlos, seguramente conseguirá un efecto opuesto al que desea.

 

En lo particular siempre he sido de la idea de que es mejor echar mano de un jugador sano por completo, aunque no sea de nivel excelso, a arriesgarte con un súper estrella lastimado. Ojalá que las Panthers sepan tomar la decisión correcta respecto a este tema.

 

¿Mi favorito? Voy con Carolina, pero dudo mucho que vaya a imponerse por paliza, como muchos suponen.

 

Super Bowl 50

Carolina Panthers (17-1) vs. (Denver Broncos (14-4)

Levi’s Stadium, Santa Clara, California

17:30 horas (tiempo de México)

Transmisión.- Televisa, Azteca, ESPN y FoxSports

Show de medio tiempo.- Coldplay, Beyoncé, Bruno Mars y Rihanna

Histórico.- 3-1 a favor de los Denver Broncos

Duelo más reciente.- 11 Noviembre 2012 / Denver 36-14 Carolina

 

 

          Comentarios.- damnkid@hotmail.com

                              Twitter.- @jpineda70

                              Facebook.- https://www.facebook.com/cesar.dosal

 

 

 

22-Jan-2016

 

Todo inició con una histórica ronda de comodines, donde los cuatro equipos visitantes (Kansas City, Pittsburgh, Seattle y Green Bay) uniformaron las expectativas con todos saliendo victoriosos en sus respectivos compromisos; posteriormente, en los duelos divisionales, con algunas escuadras pasando apuros, las aguas volvieron a su cauce normal y los cuatro anfitriones (Denver, New England, Carolina y Arizona) mostraron autoridad haciendo valer el peso de sus casas. Así las cosas, tras un pelotón que inició con 12 aspirantes a la máxima gloria que ofrece la National Football League (NFL), el trofeo “Vince Lombardi”, el embudo entró ya a su fase más estrecha y ya sólo quedan cuatro serios y poderosos contendientes que este fin de semana pelearán encarnizadamente por los dos boletos que llevan directo y sin escalas al Levi’s Stadium de Santa Clara, California, para disputar el Super Bowl 50… ¡El Super Tazón de oro!

 

Y al final la cosa no pudo resultar más pareja y más justa, con los cuatro mejores equipos de toda la Liga: El #1 vs. el #2 en la Conferencia Americana (AFC) y el #1 vs. el #2 en la Conferencia Nacional (NFC). Damas y caballeros, amárrense los cinturones porque nos espera un domingo trepidante con los Denver Broncos recibiendo a los New England Patriots y los Arizona Cardinals visitando a las Carolina Panthers.

 

¡Vaya agarrones!

 

(2)New England Patriots (13-4) vs. (1)Denver Broncos (13-4)

Sports Authority Field at Mile High, 3:05 pm

Favorito en Las Vegas.- Patriots por 3.5 puntos

Choque de pronóstico reservado entre dos mariscales de campo que en automático ingresarán al Hall of Fame de Canton, Ohio, Peyton Manning versus Tom Brady, en lo que será el duelo número 17 entre estos dos quarterbacks que si algo los ha caracterizado a lo largo de su carrera es el altísimo nivel con el que juegan cada que saltan al emparrillado.

 

Después de ver lo que hicieron en los choques divisionales, todo parece indicar que Brady, quien sólo le ha podido ganar uno de tres duelos de final de conferencia a Manning, sale con ventaja. Físicamente está mejor que su adversario, tiene en el ala cerrada Rob Gronkowski y en el receptor abierto Julian Edelman a un par de estupendos socios cada que lanza el ovoide, y, además, suele tener más aplomo que el egresado de la Universidad de Tennessee en duelos de esta índole. Su récord como titular en partidos de playoffs (22-8) habla por sí solo.

 

Por su parte, el #18 de los Broncos luce como si ya estuviera en la espiral descendente de su rendimiento. Con 39 años de edad, uno más que su homólogo y un reciente historial de lesiones y cirugías, lo ubican como un general que ya requiere de muchísima ayuda por parte de su pelotón para poder sacar las victorias. La semana pasada, donde no pudo lanzar pase de touchdown y 16 de los 23 puntos que le anotaron a los Pittsburgh Steelers salieron de la pierna del pateador Chris Boswell, son síntoma inequívoco de lo mucho que ya está batallando Peyton Williams Manning para mover y controlar a su ofensiva. Pero, mucho ojo, el orgullo de este veterano bien lo podría sacar de momentos de apremio cuando el partido entre en circunstancias complicadas para él y los suyos.

 

Será interesante ver que mientras por un lado los Pats buscarán establecer el juego aéreo y retar a la muy solvente secundaria de los Broncos; Denver intentará dominar con plan de juego balanceado, en el que su línea ofensiva jugará un papel vital a la hora de intentar proteger a Manning y abriendo los huecos suficientes para que Ronnie Hillman y C.J. Anderson, los corredores, puedan mover las cadenas.

 

Las incógnitas.- Por parte de los Broncos sin duda será el ala cerrada Vernon Davis, quien llegó para esta temporada procedente de los San Francisco 49ers con etiqueta de superestrella y nomás no ha podido aportar lo que se esperaba de él. En tanto, con New England habrá que ver su comportamiento defensivo con su principal cazador de cabezas, el ala defensivo Chandler Jones (12.5 capturas de mariscal), aquejado por lesiones en la rodilla derecha, un pie y el abdomen; además, está confirmado que el experimentado linebacker Jerod Mayo está descartado por el resto de la temporada debido a que tiene un hombro hecho talco.

 

El factor determinante.- Indudablemente tenemos que considerar el papel que jugarán los entrenadores en jefe de ambos equipos. Los Patriots cuentan con el experimentado, colmilludo y tramposo Bill Belichick; mientras los Broncos aparentemente lucen en desventaja en este departamento con un Gary Kubiak que no acaba por dar el estirón para convertirse en un head-coach de élite.

 

¿Quién ganará?.- Manning sacará lo último que le queda en el tanque. Ganarán los Broncos.

 

(2)Arizona Cardinals (14-3) vs. (1)Carolina Panthers (16-1)

Bank of America Stadium, 6:40pm

Favorito en Las Vegas.- Panthers por 2-5

Después de pasar por muy serias dificultades la semana pasada, los mejores equipos de la Conferencia Nacional finalmente lograron ubicarse en el juego de campeonato de la NFC. De nada le sirvió a los Seattle Seahawks su salvaje remontada en la segunda mitad, porque al final los felinos de Ron Rivera soportaron el embate y para los pases “Ave María” de Aaron Rodgers siempre habrá un milagroso Larry Fitzgerald, dispuesto a aportar para ayudar a la causa de los pájaros del desierto.

 

Interesante duelo entre dos mariscales de campo ganadores del Heisman en sus épocas como colegiales, con Carson Palmer (Arizona) y Cam Newton (Carolina) erigiéndose como los dos primeros quarterbacks ganadores de este galardón que se enfrentan en la historia de los playoffs de la NFL. Además, en su momento a ambos también les tocó ser la primera selección global del draft que los llevó al profesionalismo: el #1 de las Panthers llegó a la Liga en 2011, mientras que el #3 de los Cardinals irrumpió en el panorama profesional en 2003. Sin embargo, el palmarés en postemporada de estos dos comandantes no espanta a nadie, ya que entre ambos se combinan para 7 partidos de playoffs en toda su carrera (Manning y Brady, por ejemplo, suman 56 duelos de postemporada entre los dos).

 

Sin duda alguna la balanza en este choque se inclina considerablemente a favor de los locales, que haciendo a un lado el espectacular año de Newton comandando la ofensiva de Carolina, también hay que tomar muy en cuenta lo eficientes que son a la defensiva, una unidad que a lo largo de la temporada regular forzó un total de 39 intercambios de balón, principalmente gracias al monstruoso trabajo que realizaron el linebacker medio Luke Kuechly y el tacle Kawann Short, dos máquinas de golpeo que intimidan y ablandan hasta al más entrón. Este par saldrá, desde el silbatazo inicial, tras la cabeza de Carson Palmer y seguramente le harán pasar un domingo de pesadilla a la línea ofensiva de Arizona.

 

El factor determinante.- El juego por tierra, porque Carolina recurrirá frecuentemente a las piernas de Cam Newton y Jonathan Stewart para estirar el terreno de juego; en tanto que Arizona echará de menos al lesionado Chris Johnson, quien hasta la semana 11 (se lesionó en la 12 enfrentando a los San Francisco 49ers) estaba teniendo una temporada de resurrección impresionante. Cierto, en su lugar entró el novato de Northern Iowa David Johnson, quien lo suplió de gran forma durante lo que restó del calendario regular. Pero la semana pasada frente a los Green Bay Packers quedó a deber y eso provocó que el peso de la ofensiva de los Cardinals tuviera que recargarse en Carson Palmer, quien frecuentemente tuvo que buscar a los receptores Larry Fitzgerald y John Brown, lo que volvió muy predecible la ofensiva de estos pajarracos. Resumiendo: Si Arizona no establece el juego terrestre, fracasará en su intento por llegar al Super Bowl 50.

 

¿Quién ganará?.- Cam Newton será el Supermán que Carolina requiere para llegar al segundo Super Tazón de su historia. Ganan las Panthers.

 

¡Hagan sus apuestas!

 

            Comentarios.- damnkid@hotmail.com

                                   Twitter.- @jpineda70

                                   Facebook.- https://www.facebook.com/cesar.dosal

 

 

 


08-Jan-2016

Arrancamos el 2016 llenos de entusiasmo porque, para todos aquellos que vibramos con el deporte de las tacleadas, me refiero al fútbol americano, prácticamente este fin de semana comienza la verdadera temporada de la National Football League (NFL), con una jornada de juegos de comodines, cuatro en total, que prometen tenernos al filo de la butaca por las características de los ocho equipos que a partir de mañana sábado entrarán en competencia buscando hacerse del trofeo “Vince Lombardi” el próximo 7 de febrero en el Levi’s Stadium de San Francisco, en lo que será el Super Bowl 50. Sí, ahora con número arábigo, como para que todos los fans de este deporte-espectáculo sepan que la Liga quiere celebrar y celebrar en grande.

 

En total, serán 12 las escuadras (seis en la Conferencia Americana y seis en la Conferencia Nacional) las que busquen la supremacía de esta violenta y emocionante disciplina profesional, dentro de las cuales podremos encontrar a verdaderos contendientes y también a simples aspirantes que, lamentablemente, sólo podrán desempeñar el papel de comparsas pero que bien pueden cumplirse orgullosos de haber alcanzado esta instancia tras 17 semanas de fragorosas batallas en el emparrillado.

 

Así las cosas, echémosle un vistazo a la docena de franquicias que a partir de mañana tendrán que meter el acelerador a fondo si es que quieren hacerse de los dos boletos disponibles para San Francisco.

 

 CONFERENCIA AMERICANA (AFC)

 

Denver Broncos (12-4).- Los reyes de la División Oeste se vieron amenazados hasta la última semana por sus acérrimos adversarios, los Kansas City Chiefs (11-5), pero al final consiguieron el privilegio de conservar toda la localía para estos playoffs. Con la ventaja de contar a su favor con el Sports Authority Field at Mile High Stadium y el experto Peyton Manning en la posición de quarterback, a ver quien se anima a retarlos.

 

New England Patriots (12-4).- Si alguien piensa descartar al equipo de Bill Belichick porque prácticamente está convertido en un hospital, mejor que se la piense dos veces. Los antecedentes negativos de este equipo, que suele echar mano de artimañas para sacar ventaja de sus rivales (grabar ilegalmente señales, espiar prácticas de las escuadras contrincantes, desinflar balones…), es algo a tomar en cuenta.

 

Cincinnati Bengals (11-5).- Ya es hora de que el head-coach Marvin Lewis gane un juego de playoffs con estos felinos, que si mañana logran sacudirse la jettatura que mantienen sobre ellos los Pittsburgh Steelers (10-6) yo les veo muchas posibilidades, cuando menos, de llegar al juego por el campeonato de la AFC. Sin embargo, el que tiene la última palabra es el mariscal de campo, quien debe reaparecer sí o sí en esta ronda de comodines.

Houston Texans (9-7).- Se trata del campeón divisional más débil de esta conferencia y cuya incógnita en la posición ofensiva más importante, la de quarterback (utilizaron a cuatro a lo largo de esta temporada), indudablemente le va a pesar a la hora de la verdad. Sin embargo, hay que prestarles mucha atención sobre todo a la defensiva, con un J.J. Watt que sigue jugando en plan grande.

 

Kansas City Chiefs (11-5).- Éste es un equipo al que hay que temerle principalmente porque llega enrrachadísimo, con una seguidilla de 10 victorias consecutivas, después de arrancar la campaña con un terrible 1-5. Sin embargo, para esta ronda de comodines la escuadra del head-coach Andy Reid tiene mucho que demostrarse a sí misma porque no han sabido capitalizar sus viajes más recientes a la postemporada.

 

Pittsburgh Steelers (10-6).- Sí, se colaron a los playoffs de panzazo, pero no por eso podemos subestimarlos, son un equipo con mística para jugar en postemporada y con Ben Roethlisberger sano, ¡cuidado con ellos! Un dato para tomar en cuenta: de sus 10 victorias en temporada regular sólo dos fueron contra equipos que finalizaron con récord ganador (Denver y Cincinnati). Así que no se ilusionen mucho con ellos.

 

¿Mis favoritos para esta ronda de comodines en la AFC? Kansas City y Pittsburgh.

 

CONFERENCIA NACIONAL

 

Carolina Panthers (15-1).- Estos gatos negros sí que meten miedo, sobre todo cuando el mariscal de campo Cam Newton, quien va que vuela para ser el MVP de esta temporada, sale bien enchufado por tierra y por aire. No hay en este momento escuadra que juegue mejor fútbol en las tres facetas (ofensiva, defensiva y equipos especiales), pero si se confían el gozo se puede ir al pozo…

 

Arizona Cardinals (13-3).- Estos pájaros del desierto de Bruce Arians probablemente son el equipo más balanceado de toda la NFL. Sin embargo, la paliza que les acomodaron la semana los Seattle Seahawks (10-6) encendió algunos focos de alarma; pero al mismo tiempo hay que ponderar que se trata del equipo que logró la segunda mayor cantidad de touchdowns en el año, con 58. ¡Cuidado con ellos!

 

Minnesota Vikings (11-5).- El resurgimiento del corredor Adrian Peterson, el golpeador de niños, catapultó a los púrpuras hasta la cima del Norte, relegando sorpresivamente a los Green Bay Packers (10-6). Pero lo cierto es que este domingo, con todo y que juegan en casa, no la tienen nada fácil, porque van a chocar antes unos incomodísimos Seattle Seahawks (10-6) que se embalaron en la recta final.

 

Washington Redskins (9-7).- Admitámoslo, en un mundo ideal ninguna escuadra del Este debió clasificar a playoffs. Pero gracias a las bondades del sistema de competencia, la temporada de ensueño que está teniendo el mariscal de campo Kirk Cousins puede extenderse cuando menos una semana más. Lo interesante de estos aborígenes es que saben jugar de manera sobria, cuidándose de cometer errores costosos.

 

Green Bay Packers (10-6).- Hasta la sexta semana del calendario regular, los cabezas de queso lucían como la escuadra más sólida de toda la Liga. Sin embargo, cuando regresaron de su descanso, en la octava jornada, las lesiones los minaron a grado tal que el head-coach Mike McCarthy se vio en la necesidad de rediseñar el esquema ofensivo, agregando más alternativas terrestres, pues el quarterback Aaron Rodgers tenía muy pocas opciones confiables por aire.

 

Seattle Seahawks (10-6).- Los actuales monarcas de la NFC tienen sed de venganza, todavía no se les olvida que se quedaron a una jugada de ganar el Super Bowl XLIX y el entrenador Pete Carroll sabe que aún como equipo comodín sus aves van por todas las canicas y con el tridente ofensivo Wilson-Rawls-Baldwin bien puede pintarle la cara hasta al más poderoso.

 

¿Mis favoritos para esta ronda de comodines en la NFC? Seattle y Green Bay.

 

En resumen, voy a los cuatro visitantes.

 

Nos leemos la próxima semana, ¡feliz 2016 para todos!

 

            Comentarios.- damnkid@hotmail.com

                                    Twitter.- @jpineda70

                                    Facebook.- https://www.facebook.com/cesar.dosal

 

 

 

28-Jul-2015

No nos hagamos tontos. Desde su creación, en 1991, la llamada Copa Oro de la Confederación Centroamericana y del Caribe de Fútbol (CONCACAF), por cierto la zona más pobre de todo el planeta hablando en términos de calidad futbolística, a nivel de clubes y a nivel de selecciones nacionales, es una especie de montaje perfectamente bien orquestado para que sí o sí cada dos años México y/o Estados Unidos se proclamen campeones. Y si a alguien le queda alguna duda de lo anterior, ahí están los números: en 13 ediciones los aztecas se han erigido monarcas en siete (contando la del domingo pasado contra Jamaica en Filadelfia, por 3-1) y los gringos en cinco… el único prietito en el arroz ocurrió en el 2000, cuando Canadá rompió la quiniela.

 

            Por lo mismo,  no debemos escandalizarnos en lo más mínimo ante las atrocidades arbitrales (primero frente a Costa Rica y después ante Panamá) que ayudaron a ubicar a la Selección Mexicana en la final contra el representativo jamaicano, toda vez que hace dos años el equipo de las barras y las estrellas se alzó con el título en 2013 y con ello obtuvo medio boleto para disputar el duelo de repechaje (que se disputará en octubre próximo) contra los “flamantes” campeones mexicanos que recién festejaron como si se tratara de la más grande proeza futbolística en la historia del balompié mexica, y que enviará al ganador a Rusia a disputar la Copa Confederaciones 2017.

 

            Sin embargo, vale la pena atisbar un poco sobre el estado que guarda el fútbol mexicano a nivel Selección Nacional mayor después de esta ridícula exhibición en la que iniciaron goleando 6-0 a un equipo de Cuba al que ni siquiera podemos acomodarle el adjetivo de “selección nacional” y después empataron penosamente 0-0 contra Guatemala y 4-4 frente a Trinidad y Tobago; para después, en la segunda ronda y a base de corruptelas superaran en tiempo extra 1-0 a los ticos y 2-1 a los canaleros para ubicarse en una “finalísima” que superaron sin dificultades ante un equipo jamaicano que llegó a esa instancia no por su buen fútbol, sino gracias a la corrupción de una CONCACAF cuyos directivos ya se relamen los bigotes (por todos los dólares que se van a embolsar) con el duelo México-Estados Unidos que se celebrará el próximo 9 de octubre en (¡sí, adivinaron, querid@s lector@s!) en el estadio más grande disponible en toda la Unión Americana, el Rose Bowl de Pasadena, California, cuyo aforo de 92 mil 600 espectadores está más que garantizado porque chocarán frente a frente los más acérrimos enemigos en un inmueble localizado en una zona de evidente flujo migratorio mexicano.

 

            Insisto, no nos hagamos tontos. Ya todo estaba fríamente calculado para que México terminara como campeón de esta Copa Oro y que los gringos le dieran chance a su rival para que éste superara la semifinal contra el anfitrión, al fin que estos ya tenían su boleto asegurado para el repechaje desde hace dos años.

 

            Sinceramente, hay muy poco que podamos destacar de este título… o, mejor dicho, no hay nada para destacar de manera positiva. Lo que sí es un hecho irreductible es que además de contar con una selección de un nivel futbolístico paupérrimo (el ranking FIFA no miente, México está ubicado en la posición 40), en estos momentos el representativo tricolor está integrado por un cuerpo técnico y jugadores de una calidad moral y ética vergonzosa y vergonzante, porque desperdiciaron una oportunidad inmejorable (y quizá irrepetible) de obsequiarle al mundo entero una lección de fair play, después de que el árbitro estadounidense Mark Geiger les obsequió de manera inexplicable un penalti en el duelo semifinal ante Panamá y que de manera cínica los mexicanos aceptaron para que Andrés Guardado lo cobrara y lo anotara. Todos sabemos que el “hubiera” no existe, pero ¿qué hubiera ocurrido si este barbaján llamado Miguel “El Piojo” Herrera, a quien algunos le dicen director técnico o entrenador,  le llama a Guardado, previo a tirar la pena máxima y le dice “fállalo, fue injusto que nos favorecieran con esta marcación”?

 

            Ahí se los dejo de tarea…

 

            Ganar la Copa Oro, para México, cuando menos en esta ocasión, no representa absolutamente ningún tipo de avance futbolístico. Al contrario. En seis partidos “El Tri” demostró que de todas las selecciones del área es la que menos evolución puede presumir en los últimos años, tanto, que ya ni en tono de burla los adversarios se refieren a este equipo como “el gigante de CONCACAF”. De nada sirve tener a varios jugadores militando en clubes europeos, tampoco ha servido de nada la jauja económica que tanto presumen Justino Compeán (por cierto ¿dónde está metido?, ¿será que siente que la virgen le habla con las investigaciones que realiza el FBI?), Decio de María y el González Iñárritu chafa, el que no gana nada. Porque, le duela a quien le duela, cada que uno asiste a un estadio para presenciar un juego de la Selección Mexicana o enciende el televisor para (dizque) apoyarlos en lo único en que se gana es en hacer corajes, frustrarnos y repetirnos hasta la saciedad la siguiente pregunta: ¿Por qué, por qué, por qué todas las demás selecciones del mundo tienen entrenadores y a nosotros (la televisora que mangonea y controla el fútbol profesional en México?) nos endilgaron a un mamarracho?

 

            Y bueno, mención aparte merece este sujeto al que apodan “El Piojo”, un personaje carente de educación, clase y categoría quien después de agredir a un par de comunicólogos ayer lunes en el aeropuerto de Filadelfia, probablemente esté viviendo la recta final de sus 15 minutos de fama. Y es que alguien que no es capaz de entender que cuando se está vistiendo un uniforme y portando un escudo nacionales está representando a un país entero, no merece ni siquiera ser considerad para el puesto de aguador, dicho con todo respeto para todos aquellos que se la rifan trabajando de utileros y que suelen ser más educados que éste remedo de DT mexicano.

 

            A ver qué medidas toma la FEMEXFUT con respecto al deleznable comportamiento de este señor, patán consumado y pésimo padre de familia, incapaz de educar adecuadamente a su hija para que ésta se comporte correctamente en sociedad.

 

            Ni hablar, m’ija, a ti también ya se te van a terminar tus 15 minutos de fama. Mírate en el espejo de tu padre y, por el amor de Dios, haz lo que tu progenitor jamás pudo hacer: regresa a la escuela, estudia un poquito y aprende a ser una ciudadana medianamente correcta.

           

Es por tu bien…

 

                                   logos ayer lunes en el aeropuerto de Filadelfia nosotros (la televisora que mangonea y controla el f juego de la Selecci la "fiaéxito

Comentarios.- @jpineda70 (Twitter)

                                   www.facebook.com/cesar.dosal

                                   damnkid@hotmail.com

 

20-May-2015

            Otrora ejemplo de ética y profesionalismo, la National Football League (NFL) se hunde poco a poco y paso a paso en el fango del descrédito y la sospecha. La que una vez fuera la liga profesional deportiva más admirada e imitada en todo el planeta, ahora es vista a través de los ojos del repudio de propios y extraños. ¿La razón? La corrupción. ¿El culpable? Roger Goodell.

 

            A nueve años de asumir el rol como alto comisionado de la NFL, a Goodell le ha costado muy poco o casi nada destruir lo que con tanto esfuerzo construyó durante casi 17 años (1989-2006) su antecesor, Paul Tagliabue. Atrás quedaron los días en que el fútbol americano profesional de los Estados Unidos era motivo de orgullo y admiración para los aficionados a este deporte, y eso se debe a la desaseada gestión de este señor que tuvo un maestro de lujo para las malas mañas en la persona de Charles Ellworth Goodell, su padre, quien fue senador y pues ya saben todos ustedes cómo se las gastan los políticos…

 

            Envuelta en una serie de escándalos que como fichas de dominó han ido minando su credibilidad y posicionamiento frente a consumidores y anunciantes, la NFL se pone en el ojo del huracán por enésima ocasión cuando todavía no se recupera de las deleznables demostraciones de violencia protagonizadas por los corredores Ray Rice (Baltimore Ravens) y Adrian Peterson (Minnesota Vikings), quienes tras golpear a su esposa e hijo, respectivamente, prácticamente están a un paso de regresar al fútbol americano como si no hubieran hecho nada y todo gracias al irrisorio manejo que el señor Goodell le dio a estos gravísimos casos.

 

            El nuevo prietito en el arroz es la conclusión y “sanción” del llamado deflategate, escándalo que surgió tras la trampa realizada por los New England Patriots en el juego de campeonato más reciente de la Conferencia Americana (AFC), cuando enfrentaron y derrotaron a los Indianapolis Colts para acceder al Super Bowl XLIX que eventualmente se adjudicaron tras vencer milagrosamente a los Seattle Seahawks el pasado 1º de febrero en Arizona. En aquella final de conferencia, tras llevarse a cabo una investigación, se descubrió que la ofensiva de los Pats utilizó balones desinflados para sacar ventaja de dicha circunstancia.

 

            Para variar, Mr. Goodell y sus secuaces determinaron un castigo ridículo para la franquicia propiedad de Robert Kraft: una multa por un millón de dólares, la pérdida de dos selecciones colegiales del draft 2016 y cuatro partidos de suspención para su quarterback, Tom Brady, a quien en esta ocasión le tocó ser el chivo expiatorio porque tras el larguísimo historial de trampas de su equipo a Goodell ya no le era posible sancionar a sus cuates Robert Kraft y Bill Belichick, propietario y head-coach de los New England Patriots, respectivamente, porque, de haberlo hecho, de acuerdo a la opinión de varios analistas estadounidenses, por reglamento el castigo para ambos hubiera sido sumamente doloroso para ambos (suspensión de la liga por un año o incluso de manera definitiva por reincidentes). Así que, de los males el menor: a Brady lo mandaron por delante con su sanción de broma para que de aquí al inicio del calendario se levanten demasiadas cortinas de humo mediáticas, pero previo al arranque de la temporada estoy seguro que, apelación de por medio, le retirarán el castigo y colorín colorado, ya saben, a la usansa del mago David Coperfield.

 

            Mientras tanto, presenciemos la decadencia y el declive de una liga que, gracias a su corrupto y ambicioso “alto comisionado”, hoy por hoy se encuentra en su más bajo índice de credibilidad. Y, bueno, mientras Roger Goodell permanezca en ese puesto, los Pats no tienen de que preocuparse, pueden seguir espiando a los rivales, desinflando balones y hasta tener jugadores asesinos. A-quí-no-pa-sa-na-da, ¿verdad Mr. Goodell?

 

LA LIGUILLA DE LOS MEDIOCRES

 

            Algún mérito debe  tener que por primera vez en la historia del balompié de paga en México, desde que se implementó el menjurje ese de las liguillas, los equipos sembrados en las posiciones 5, 6, 7 y 8 se hayan clasificado a la fase de semifinales echando a los ubicados en los lugares 1, 2, 3 y 4. Así las cosas, de los duelos entre (7)Pachuca vs. (6)Querétaro y (5)Guadalajara vs. (8)Santos saldrá el campeón del torneo Clausura 2015 de la LigaMx… ¡bienvenidos al surrealista fútbol mexicano!, ¡bienvenidos a la Liguilla de los mediocres!

 

            Previo al arranque de la Copa Oro y la Copa América, donde participará nuestra Selección Mexicana, nuestro fútbol casero presume, por enésima ocasión, una terrible irregularidad y un espantoso conformismo por parte de aquellos que forman parte de él. Y no me refiero exclusivamente a los jugadores de la 1ª División. Aquí bien cabe señalar a directivos, directores técnicos, aficionados, medios e incluso árbitros como parte de un cáncer que desde hace muchos años carcome desde sus cimientos el pasatiempo #1 del 95% de los mexicanos.

 

            Lamentablemente, el cáncer referido tiene nombre y apellidos: se llama corrupción y se apellida Compeán y De María. Desde que estos siniestros personajes irrumpieron en el panorama futbolístico profesional de nuestro país sí, en términos monetarios y de marketing la Primera División vive en jauja; sin embargo, paralelo a este auge también se ha presentado una crisis de credibilidad hacia este deporte-espectáculo por sus deshonestos manejos a todo nivel. De hecho, de cara a esta fase de semifinales, ya son muchas las voces que apuntan hacia un chanchullo a favor de Gallos Blancos de Querétaro, toda vez que recién fueron adquiridos por el Grupo Imagen de Olegario Vázquez Aldir y éste, suponen, querrá una suculenta tajada del pastel como en su momento a Jorge Alberto Hank con sus Xolos de Tijuana y al magnate Carlos Slim con los Esmeraldas del León. Si es así, que yo en lo personal no lo dudo, ¡qué tristeza!

 

            La podredumbre que estamos viviendo en el deporte profesional, no sólo en México, también hay muchísimos ejemplos a la mano de lo que sucede en el extranjero, evidencian que los preceptos deportivos de limpieza y justa competencia ya pasaron al último nivel de la escala de valores de los actores participantes y que lo único que importa y vale es el dios dinero. Lo demás importa un pepino.

            Así que, ¿para qué perder tiempo tratando de hacer un análisis para emitir un pronóstico de esta fase semifinal? Si acaso, para vestir con un poquito de prestigio una eventual coronación de los Gallos Blancos con su mercenario “entrenador”, Víctor Manuel Vucetich, seguramente la finalísima la disputarán Querétaro y Guadalajara. Será cuestión de días para descubrir si se hace efectiva la trampa. Bonito colofón para

 

            APUNTE FINAL

 

            La salida de Matosas del América y de Boy del Atlas son clara evidencia de que lo que mal empieza mal acaba. Y bueno, si hablamos de aforismos, con la eliminación del Atlas de la Liguilla, lo que viene a sumar seis meses más de sequía de títulos en esta organización futbolística tapatía, que tiene más de 60 años sin presumir un trofeo de campeón, está más que comprobado porque Dios no le da alas a los alacranes. Con una afición tan baja, tan violenta, tan inculta, la verdad es que no los Zorros no merecen menos.

 

            Comentarios.- damnkid@hotmail.com

                                   @jpineda70

 

           

 

 

 

 

             

31-Jan-2015

Este domingo el University of Phoenix Stadium, ubicado en Glendale, Arizona, escenificará lo que se le ha dado en llamar “La Batalla en el Desierto” entre los campeones de la Conferencia Nacional y actuales monarcas de la NFL, los Seattle Seahawks y el equipo más dominante que ha visto la Conferencia Americana en lo que va del presente siglo, los New England Patriots. Un verdadero choque de colosos.

 

Señoras y señores, “The Legion of Doom” vs. “The Brady Bunch”. ¡Es el Super Bowl XLIX!

 

            La élite de la NFL frente a frente.

 

            La polémica y los escándalos ya han quedado atrás. Olvídense del deflategate (la historia de los balones desinflados), las patanerías del corredor Marshawn Lynch, la sospechosa amistad entre el alto comisionado de la NFL Roger Goodell y el propietario de los Pats Robert Kraft, los estratosféricos costos (4.5 millones de dólares) por transmitir un spot comercial durante la transmisión del juego… ¡olvídense de todo! Lo único que contará a partir de las 17:30 horas (tiempo de México) de este domingo será lo que decidan Tom Brady y Russell Wilson para sus respectivos equipos. Ambos mariscales de campo necesitarán, además del apoyo del resto de sus compañeros, de temple, de aplomo, de tener la mente despejada y, por supuesto, de salir a dar el juego de sus vidas para poder levantar el trofeo “Vince Lombardi”.

 

            El estadístico histórico arroja que estos dos equipos han chocado uno frente al otro muy pocas veces, 16 ocasiones para ser exactos, con un salomónico 8-8 en ganados y perdidos para uno y para otro. Jamás se han enfrentado en playoffs (no olvidemos que los Seahawks pertenecieron a la Conferencia Americana de 1977 a 2001; en 1976 ingresaron a la NFL como franquicia de expansión, junto a los Tampa Bay Buccaneers, jugaron su primer temporada en la NFC, al año siguiente cambiaron  a la AFC y a partir de la temporada 2002 regresaron nuevamente a la NFC), por lo que este enfrentamiento es inédito en la historia del Super Bowl. De hecho, de 2001 a la fecha, Seahawks y Patriots sólo han jugado entre sí en tres ocasiones, con saldo a favor 2-1 para los bostonianos.

 

            De ganar los Seahawks, se estarán convirtiendo en bicampeones de la NFL, algo que no ocurre desde hace 10 años y curiosamente el último bicampeón que tiene registrado la liga son precisamente los Patriots, que de salir airosos este domingo se estarían proclamando campeones por cuarta ocasión en su historia (2001, 2003 y 2004). Así que, desde el ángulo que quieran ver este duelo, habrá emociones de principio a fin.

 

            En lo que refiere a los números que ambos clubes obtuvieron a lo largo de la temporada y playoffs, 12-4 y 2-0 en victorias y derrotas, respectivamente, lo que les dio para ser sembrados #1 en su respectiva conferencia, está más que claro que éste será un duelo sumamente parejo. El sello de los Patriots ahí está, todos lo conocemos, viven y mueren de lo que haga y deje de hacer su quarterback, Tom Brady, mientras que los Seahawks sustentan gran parte de su éxito por lo que consigue su muy agresiva defensiva, cuya secundaria –Richard Sherman, Byron Maxwell, Kam Chancellor y Earl Thomas III- semeja a una jauría de feroces perros de presa que saben cubrir muy bien su asignatura, pero que también tienen una excelente lectura y una altísima dosis de golpeo. Doblegarlos será un verdadero crucigrama para el head-coach de New England, Bill Belichick, quien una vez más está en el ojo del huracán por su frecuente proclividad a buscar las victorias a través de prácticas muy poco éticas.

 

            Obviamente, todo lo bueno que Tom Brady y Russell Wilson puedan obtener por la vía aérea se deberá, además del buen desempeño de su respectiva línea ofensiva, a lo que establezcan por tierra los corredores Marshawn Lynch y LeGarrette Blount, con éste último al parecer con más posibilidades de salir como titular en este “Súper Domingo” que su compañero Shane Vereen, quien perdió nivel durante las semanas más recientes. Lynch y Blount jugarán un rol preponderante en el éxito o fracaso de sus equipos. Definitivamente no esperan una paliza como al del año pasado, cuando los Seahawks despedazaron 43-8 a los Denver Broncos de Peyton Manning. Pero lo que si pueden esperar que la feroz defensiva de Seattle salga, desde el primer snap, a quererle arrancar la cabeza a Brady. ¡Ese será un espectáculo aparte!

 

            ¿Podemos esperar que este Super Bowl XLIX sea un juego emocionante?, definitivamente sí. ¿Qué sea de proporciones épicas?, también, ¡por supuesto! ¿Qué ambos equipos ofrezcan un espectáculo memorable desde el kickoff inicial?, ¡obviamente que sí! ¿Qué ambos contendientes jueguen limpio?... ahí si yo no puedo meter las manos al fuego por ninguna de estas dos escuadras. Y no puedo porque los dos entrenadores en jefe, Bill Belichick y Pete Carroll gustan de las trampas y las triquiñuelas a la hora de salir a conseguir los triunfos. Pero ojalá, por el bien del deporte y del espectáculo, que ambos en esta ocasión sólo recurran a lo que tienen en su respectivo playbook y que dejen a sus pupilos hacer lo que mejor saben: jugar al fútbol.

 

            Y por si todo esto fuera poco, en el Halftime Show nos vamos a deleitar con la belleza de la sensual Katy Perry y los guitarrazos del súper rockero Lenny Kravitz. ¡Mejor, imposible!

 

            Los apostadores en Las Vegas señalan que los momios favorecen a los Seahawks por 3.5 puntos. ¿Ustedes les creen? ¡Yo, no!

 

            ¡Que gane el mejor! Voy Seahawks.

 

            Comentarios.- @jpineda70 (Twitter)

                                   www.facebook.com/cesar.dosal

                                   damnkid@hotmail.com

 

22-Jan-2015

El próximo domingo 1º de febrero se disputará, en el University of Phoenix Stadium de Glendale, Arizona, el Super Bowl XLIX, duelo que definirá al campeón de la National Football League (NFL). Los protagonistas de este choque serán los actuales monarcas de la liga de futbol americano profesional más poderosa del planeta, los Seattle Seahawks y los New England Patriots, la única escuadra que ha trabajado lo suficientemente fuerte durante lo que va del presente siglo para ser considerada una dinastía, con tres trofeos “Vince Lombardi” de 2002 a 2005 y dos apariciones más en las ediciones XLII y XLVI, donde cayeron a manos de los New York Giants de Eli Manning.

 

            Y, lo que son las cosas, este choque entre “The Legion of Doom” y “The Brady Bunch”, en lo que son los números específicamente, nos da para muchas cosas previo al kickoff inicial. Por ejemplo: los Seahawks buscan ser  la primera franquicia bicampeona de la NFL desde que precisamente los Pats lo consiguieron en las temporadas 2003-2004 y 2004-2005; además, ésta es la segunda ocasión en fila, pero apenas la tercera en los últimos 21 años que los sembrados número 1 de ambas conferencias llegan al llamado juego grande y por si todo esto fuera poco, los bostonianos, apenas comience el partido, se convertirán, junto a los Dallas Cowboys y a los Pittsburgh Steelers, en las escuadra con más apariciones en el Super Bowl, con ocho.

 

            Asimismo, para este juego también tendremos la oportunidad de presenciar historia gracias al mariscal de campo de los campeones de la Conferencia Americana (AFC), Tom Brady, quien se salir con la victoria en el Súper Domingo igualará a los inmortales Terry Bradshaw (Pittsburgh Steelers) y Joe Montana (San Francisco 49ers), quienes presumen cuatro victorias en Super Bowl, lo que de una buena vez echará por tierra las críticas de sus detractores quienes todavía no lo consideran un candidato en automático al salón Salón de la Fama.

 

            Sin embargo, con todos estos poderosos argumentos y la espectacularidad que supone esta “Batalla en el Desierto” y con los apostadores de Las Vegas dándole ventaja a los Seahawks por apenas 2.5 puntos en los momios, hay varios factores que lamentablemente empañan el camino a Phoenix tanto de New England como de Seattle.

 

            Y es que, lamentablemente, ambos equipos están coacheados por un par de individuos que se han ganado a pulso una tristísima reputación como tramposos. Cierto, no son los únicos en la NFL, hay muchísimos más, pero tanto Bill Belichick (New England) como Pete Carroll (Seahawks) son ampliamente conocidos por todos como unos consumados maestros en el nada fino arte de las marrullerías y los procedimientos antiéticos. Y esto, tristemente, empaña aquellas cosas buenas que han realizado durante su carrera.

 

            De los dos, el más experto, por decirlo de algún modo, es el señor Belichick, cuyo largo historial de trampas ya le ha hecho ganarse el apodo de “Bill Belicheat” (cheat significa trampa en inglés), sobre nombre que le adjudicaron el ex head-coach de los Miami Dolphins, Tom Shula y LaDanian Tomlinson, ex running back de los San Diego Chargers. Sin embargo, por increíble que pueda parecer, este señor jamás ha sido severamente sancionado por la liga, que tiene en Roger Goodell a un alto comisionado de chocolate, ya que se trata de un directivo a modo y corrupto para aquellas escuadras que se desempeñan al borde del reglamento y que tras sus indisciplinas son capaces de mostrarse generosas con él a la hora de beneficiarle económicamente. De ahí que la cartera del señor Robert Kraft, propietario de los Pats siempre está dispuesta a abrirse para que el señor Belichick y su equipo no se vea afectado y opacado en sus logros deportivos.

 

            La más reciente “travesura” de “Mr. Belicheat”, la de utilizar balones desinflados durante el duelo de la final de conferencia, el pasado domingo, ante los Indianapolis Colts, a quienes vencieron por 45-7, no es más que una raya más a un tigre que ya ha hecho varias de las suyas –jugar con un balón desinflado en condiciones climatológicas difíciles, como lluvia o nieve, ayuda a poder tener un mejor agarre del ovoide, tanto para el mariscal de campo como para los receptores- y por situaciones como ésta es que el legado de los Patriots siempre estará en entredicho tanto para los analistas y aficionados.

 

            Pero, como decimos aquí en México, el señor Carroll, head-coach de los Seattle Seahawks, no canta mal las rancheras. Él fue protagonista de uno de los peores escándalos en la historia de la NCAA, cuando fue entrenador de los Trojans de la Universidad de Sur de California (USC). Y es que, durante su estancia en aquel prestigioso colegio (académica y deportivamente), de 2000 a 2009, echó mano de las peores prácticas habidas y por haber respecto al tema de elección y reclutamiento de jugadores, y también de desplegar distintas trampas en el emparrillado a la hora de enfrentar escuadras altamente ranqueadas… en fin.

 

            Así las cosas, para el 1º de febrero presenciaremos el choque entre Mr. Tramposo vs. Sr. Tramposo. ¿Quién ganará? ¡Hagan sus apuestas!

 

            Previo al “juego de juegos”, estén en sintonía aquí en este espacio. Los mantendremos informados con respecto a todo lo que ocurra en torno al Super Bowl XLIX porque, al final del día, todo es “Cuestión de Juego”.

 

            ¡Hasta la próxima!

 

            Contacto.- damnkid@hotmail.com

                             Twitter: #jpineda70

 

04-Dec-2014

            Una vez transcurrida la primera fase de la Liguilla del torneo Apertura 2014 del fútbol mexicano y que se dieron a conocer los cuatro semifinalistas que pelearán los dos boletos para la que suponemos deberá ser la finalísima (América, Tigres, Toluca y Monterey), llegamos a una conclusión verdaderamente dolorosa: nuestro fútbol profesional, me refiero al de 1ª División, está infestado de cobardes y mediocres.

 

            Sí, de cobardes y mediocres, le duela a quien le duela.

 

            Cobardes porque, tras atestiguar el deplorable espectáculo que ofreció la afición del Atlas de Guadalajara, una vez que su equipo fue eliminado a domicilio en el Estadio Jalisco por marcador final de 2-0 (global 2-1), el domingo pasado, donde agredieron salvajemente a un centenar de aficionados regiomontanos y a los cuerpos de seguridad destacamentos para salvaguardar la integridad de los asistentes al inmueble, con saldo de tres civiles y 20 policías lesionados y únicamente tres barristas detenidos; no nos queda más adjetivarlos así: ¡cobardes!

 

            Pero los cavernícolas disfrazados de aficionados a los Zorros no son los únicos cobardes. También lo son los mandamases de la Federación Mexicana de Fútbol (FMF), Justino Compeán y Decio de María, junto con la cabeza de su ridículamente llamada “Comisión Disciplinaria”, Eugenio Rivas Vega, auténticos valemadristas a quienes les importa un pepino si los aficionados que acuden a los distintos estadios en nuestro país cuentan con lo más mínimo para que su integridad física quede totalmente salvaguardada. Para estos tres cínicos todo se soluciona con multas económicas (¡obvio, para que le siga entrando lana a la Federación y a ellos, por supuesto!) y mientras no se suscite una verdadera tragedia (un muerto… o más) estos señores se seguirán haciendo de la vista gorda.

 

            Y lo mismo va también para la directiva del Atlas y las autoridades municipales de Guadalajara, encabezadas por el alcalde Ramiro Hernández García, el secretario de Seguridad Ciudadana José Ángel Campa Molina, el Grupo Salinas, el presidente Gustavo Guzmán Sepúlveda y el director deportivo rojinegro Heriberto Ramón Morales (¡quién más, un ex futbolista sin la preparación adecuada para un puesto tan delicado!). A ellos también les encaja el adjetivo de cobardes porque son incapaces de considerar las implicancias de un duelo de Liguilla y lo que podría ocurrir (esta vez ocurrió) en las tribunas del estadio que tienen bajo su responsabilidad.

 

            No cabe duda, definitivamente, que Dios no le da alas a los alacranes. Y quizá sea por la deleznable afición que se cargan y el karma que han provocado con sus reprochables actos (vandálicos y criminales) que ya tienen más de 60 años que no logran levantar el trofeo de campeón de la Liga.

 

            Tanto la directiva del Atlas como la FMF juran y perjuran que están investigando lo que ocurrió el domingo pasado en el Jalisco. Sinceramente, yo no sé que están investigando, todos sabemos lo que sucedió y quienes son los responsables de estos lamentables hechos: los trogloditas de la “Barra 51”, agredieron a todo aquel al que se les puso enfrente para desquitar su frustración por la eliminación de su equipo. Sin embargo, ya sabemos para qué sirven las dichosas “investigaciones a fondo” que se hacen en el fútbol mexicano: para nada y para lo mismo.

 

            Y todo gracias a Jesús Martínez y Andrés Fassi, del Club Pachuca, a quienes se les ocurrió adoptar el maldito modelo barrista que prolifera en los estadios sudamericanos (principalmente los de Argentina), ¡par de sinvergüenzas!

 

            …Y CON LOS MEDIOCRES

 

            Bueno, ya pasando al fútbol, dizque, es momento de desmenuzar los duelos semifinales del Apertura 2014, con el América enfrentando a Monterrey y los Tigres chocando con el Toluca, dos enfrentamientos cuyos primeros capítulos tendrán lugar este jueves y que se resolverán el próximo domingo para dejar al descubierto a las dos escuadras que se disputarán el título del segundo semestre de este año en el fútbol mexicano.

 

            Después de una fase de cuartos de final por demás mediocre, con tres de estos cuatro equipos accediendo a las semifinales por la vergonzosa vía de “clasifica por mejor posición en la tabla general” (América, Tigres y Toluca), honestamente yo no veo por ningún lado que los enfrentamientos de este jueves, en los estadios “Nemesio Diez Riega” y Tecnológico, y del domingo en el Volcán y el Azteca, puedan ofrecernos emociones dignas de una fase final.

 

            En el América-Monterrey encontramos que en toda la historia de la era moderna de nuestro balompié de paga capitalinos y regiomontanos se han visto la cara un total de 89 ocasiones, con saldo a favor para las Águilas, que han triunfado 41 veces a cambio de 21 victorias para La Pandilla y 27 empates. Y desde que se instauraron los torneos cortos, allá por 1996, estos dos equipos han coincidido en Liguilla únicamente en tres ocasiones, con los Rayados saliendo triunfales en un par de veces. Si nos basamos en lo que hicieron en la fase de cuartos de final, con las de Coapa jugando al resultado y los norteños rompiéndose el alma en el juego de vuelta para conservarse con vida, seguramente tendremos un par de duelos sumamente tácticos y de pocos goles… voy con Monterrey para que rompan la quiniela y avancen a la Final.

 

            Por otra parte, para el Tigres-Toluca habrá que ver de qué cuero salen más correas con respecto a los directores técnicos: Ricardo “Tuca” Ferreti y José Saturnino Cardozo, dos personajes que gustan de ofrecer espectáculo aparte desde la banca y que con su temperamento suelen impulsar (pero también hundir) a sus pupilos. En cuartos de final ambos pecaron de mediocres y conformistas, por lo que se espera que en esta semifinal se sacudan esa terrible parsimonia que exhibieron. Lamentablemente con los de Nuevo León hay malas noticias en torno a su plantel titular, porque su líder en la zaga y mejor goleador, el brasileño Juninho, se lesionó de gravedad durante la práctica de anteayer martes en La Cueva de Zuazua y oficialmente ya quedó fuera por lo que resta de la Liguilla. Otros felinos que están en veremos son Jorge Torres Nilo, Iván Estada y Hugo Ayala. Con los Diablos Rojos lo único que preocupa es la bipolaridad de su DT, quien un día no y otro también acaba ofreciendo alineaciones sumamente desconcertantes que van en detrimento del funcionamiento de los mexiquenses, a quienes ya les urge dar una buena exhibición en “La Bombonera”, donde no ganan desde el pasado 2 de octubre, cuando vencieron 3-1 a las Chivas del Guadalajara.

 

            En el histórico, escarlatas y felinos se han enfrentado en un total de 79 ocasiones, con un saldo por demás disparejo: con Toluca ganando en 33, los Tigres en 16 y 30 igualadas. Pero, ¿qué creen? En las Liguillas de los torneos cortos sólo se han enfrentado dos veces y en ambas los del norte han echado a los del Edomex. Así que, piénsenla dos veces antes de emitir un pronóstico.

 

            Yo voy con los Diablos Rojos, pero no crean que será una serie espectacular y emocionante. Nada de eso. La mediocridad seguirá reinando por aquí.

 

            Contacto.- damnkid@hotmail.com

                 Twitter:#jpineda70

 

 

 

                           

24-Nov-2014

            Tras 17 jornadas en las que vimos muy poco fútbol, pero sí una proclividad enfermiza hacia el resultadismo, finalmente quedaron definidos los ocho equipos que disputarán lo que se le ha dado en llamar “la fiesta grande del fútbol mexicano”. La Liguilla, pues. Muchos suponen que, por fin, la mediocridad que caracteriza a nuestro balompié profesional desaparecerá durante las próximas cuatro semanas de los estadios y que aquellos (que son millones, por cierto) que se apasionan con este deporte-espectáculo o espectáculo-deporte vivirán el éxtasis a través de éste, “el juego del hombre”.

 

            Al ver a los ocho clasificados a la fase definitoria de la LigaMx, llama la atención que entre ellos no podamos distinguir a equipos más o menos ya habituales en esta instancia, como pueden ser la Máquina Celeste de la Cruz Azul, los Xolos de Tijuana, los Santos Laguna y los bicampeones Panzas Verdes de León. Sin embargo, con todo y lo decepcionante que resultó el desempeño de estas cuatro franquicias durante el segundo semestre de 2014, no le podemos restar méritos a quienes sí lograron el ansiado boleto para disputar el campeonato.

 

            Cierto, hay unos que si se la rifaron dentro del terreno de juego y por ello matemáticamente son merecedores de su pase a la Liguilla (América, Atlas, Tigres y Toluca); otros más, a pesar de la medianía  e irregularidad de su propuesta futbolística, supieron aprovecharse de las bondades del sistema de competencia y lograron colarse (Jaguares, Monterrey y Pachuca); pero también hubo unos (mejor dicho, uno) que, de plano, le metió una fea zancadilla a Pitágoras y acabó metiéndose por la puerta de atrás (Pumas).

 

            Por ahí más de uno está haciendo un terrible escándalo, a grado de desgarrarse las vestiduras, porque las Águilas del América acabaron con el primer lugar de la tabla general pese a que arrastran una sangría de cuatro jornadas sin saborear la victoria. Pero qué más da, como dice la canción “no hay que llegar primero, sino hay que saber llegar” y a las emplumadas de Toni Mohamed les alcanzó para apoderarse de la cima simple y sencillamente porque en las primeras 10 fechas del calendario regular acumularon 7 victorias, 2 igualadas y sólo cayeron una vez. A ver, ¿quién va a discutirme que los primeros juegos y los primeros puntos no cuentan? Eso sí, en la fase de cuartos de van a topar de frente con unos chafísimas Pumas de la UNAM que buscarán a como dé lugar de hacerles la travesura y dejarlas fuera.

 

            Los que, de plano, acabaron sacándose la lotería sin siquiera haber comprado boleto fueron los Tigres de Nuevo León y el Morelia “B”… ¡perdón!, el Atlas, que con dos directores técnicos arrogantes y fanfarrones (Ricardo “Tuca” Ferreti y Tomás Boy) se chutaron un torneo más o menos digno y como premio la Federación Mexicana de Fútbol (Femexfut) acabó regalándoles boletos con todo pagado a Sudamérica para disputar la Copa Bridgestone Libertadores 2015 pese a que no son campeones desde 2011 (Tigres) y desde ¡1950! (Atlas). Bueno, eso es lo de menos, lo importante en nuestro fútbol es la lana y punto. Así las cosas, felinos y académicos intentarán llegar a las semifinales a expensas de unos “colmilludos” Tuzos del Pachuca, de los que se puede esperar cualquier cosa, incluso que den la campanada y de unos Rayados de Monterrey que no acaban de convencer a su exigente afición con su gitano accionar.

 

            Y en el último duelo de la ronda de cuartos de la Liguilla, entre Toluca y Chiapas, el 4 contra el 5 de la tabla general, habrá que estar muy al pendiente de la escuadra que logre salir airosa de esta manga porque, se trata de dos equipos que si bien podemos decir que juegan a nada, en el banquillo cuentan con entrenadores que se han convertido en amos y señores del resultadismo: José Saturnino Cardozo y Sergio Bueno, quienes han acostumbrado a sus directivas y aficiones a la medianía y a las ambiciones cortas, sobre todo el “Diablo Mayor” Cardozo, a quien sólo le interesa clasificar a su equipo a la Liguilla y nada más. Y con los felinos de la Lacandona, pues ni como ayudarles, jamás en su corta historia (nacieron en el 2002) han pisado terrenos de semifinales, ¡imagínense!

 

            Así las cosas, ustedes ¿a quién le van?

 

            En esta ocasión yo veo avanzando a la siguiente ronda al América, al Monterrey, a los Tigres y al Toluca.

 

            Lo que sí, sea quien resulte ser el campeón en este Apertura 2014, nada nos quitará el terrible sabor de boca que nos ha dejado (sobre todo a los mexicanos) este año mundialista. Nuestro fútbol está para llorar y digan lo que digan los barberos, paleros y periodifans, en junio de 2015, cuando se dispute la XLIV edición de la Copa América, que se celebrará en Chile, nos volveremos a dar de narices con la realidad. En vía de mientas, crucemos los dedos para que este lunes nos toque un buen grupo en el sorteo.

 

            Contacto.- damnkid@hotmail.com

                 Twitter:#jpineda70

 

 

 

                           

05-Sep-2014

Anoche arrancó la temporada 2014 de la National Football League (NFL) y los Seattle Seahawks, actuales campeones y dueños del trofeo “Vince Lombardi”, tan sólo requirieron de 60 minutos para enviarle un mensaje fuerte y claro a toda la liga: ¡Somos el equipo a vencer porque somos los campeones! Punto y se acabó.

Con sus dos figuras ofensivas preponderantes en sintonía y en sincronía, el mariscal de campo Russell Wilson y el corredor Marshall Lynch, con el primero lanzando para un par de anotaciones y el segundo con un par de fugas hasta las diagonales, los actuales monarcas de la NFL aplastaron cómodamente 36-16 a los Green Bay Packers en el CenturyLink Field de Seattle, Washington en plena jornada inaugural para levantar la mano como serios aspirantes a representara la Conferencia Nacional en el Super Bowl XLIX que se disputará el 1º de febrero de 2015 en el Estadio de la Universidad de Phoenix en Arizona.

Año con año, la NFL siempre nos tiene preparadas muchas emociones a lo largo de sus 17 semanas de calendario regular y sus playoffs. Para diciembre estaremos atestiguando cómo 16 de sus 32 escuadras estarán en pie de guerra para luchar por el título, pero también estaremos presenciando una especie de “ritual de lo cotidiano” en el que participarán los mismos equipos de siempre, con la liga y su alto comisionado, el señor Roger Goodell (un personaje corrupto e hipócrita a más no poder), moviendo los hilos de las marionetas para que el enorme negocio que representa el deporte de las tacleadas en Estados Unidos en ningún momento se vea amenazado de ninguna forma.

Así las cosas, de acuerdo al poderío económico de sus propietarios y a la buena labor realizada en sus gerencias generales, todo indica que como serios aspirantes a la corona de la NFL podemos considerar (en la Conferencia Americana) a los New England Patriots, a los Baltimore Ravens y a los Denver Broncos; mientras que en la Conferencia Nacional los que lucen como legítimos contendientes son los ya mencionados campeones Seattle Seahawks, los San Francisco 49ers, los Green Bay Packers (con todo y la zarandeada que les acomodaron anoche) y los New Orleans Saints. Y como “caballos negros”, por ahí veo a los San Dieg Chargers y a las Philadelphia Eagles.

Y para aquellos aficionados a seguir a los mejores prospectos del draft colegial que arroja a las luminarias de la NCAA, por favor no se hagan ilusiones de más con el quarterback Johnny Manziel, egresado de Texas A&M y seleccionado global no. 22 por los Cleveland Browns. Mejor pongan mucha atención en el ala defensivo Jadeveon Clowney (de la Universidad de South Carolina) selección no. 1 de todo el draft y elegido por los maltrechos Houston Texans. Este muchacho trae un nivel impresionante y seguramente se llevará los honores, al final de la temporada como “Novato del Año”.

De momento, para la jornada inaugural de la NFL el juego a seguir es el del “Sunday Night Football” entre los Indianapolis Colts y los Denver Broncos, con Peyton Manning enfrentando a su ex equipo. Los demás partidos, sin ánimo de molestar a nadie, están flojitos, flojitos.

TOMÁS BOY… UN POBRE DIABLO

Es un individuo amargado, cuyo complejo de superioridad sólo denota la gigantesca pequeñez de su existir y accionar. Me refiero a Tomás Boy Espinoza, actual director técnico del Atlas de Guadalajara de la Primera División del fútbol mexicano y quien por el hecho de tener a su escuadra en el tercer lugar de la clasificación general (con 14 puntos, a dos del súper líder América, que tiene 16) en el Apertura 2014 cree que ya es toda una eminencia en el deporte de las patadas y toda una autoridad para opinar y despotricar contra todo y contra todos.

Sabemos que a “El Jefe Boy” (¿a quién se le ocurrió un apodo tan ridículo para este tipo?) le gusta utilizar las grabadoras y las cámaras para hacerse pasar como un gran filósofo del fútbol. Le faltan muy pocos partidos para llegar a 500 dirigiendo a equipos de la Primera División y jamás en su vida ha levantado el trofeo de campeón. Pero eso sí, se siente una especie de semi-dios del olimpo futbolístico para, por ejemplo, despotricar contra Javier “Chicharito” Hernández por su más reciente fichaje al Real Madrid, donde según él hará una sólida carrera como suplente la cual inició en sus cuatro años en el Manchester United de Inglaterra.

Probablemente a Boy Espinoza le asista la razón con respecto a su comentario de que el “Chicharito”  ha hecho carrera como suplente en su trayectoria por Europa. Sin embargo, si comparamos los expedientes históricos de ambos personajes, resulta que el DT atlista es el menos indicado para opinar sobre la manera como “CH14” está llevando su devenir profesional. Porque aunque “El Jefe” se considere a sí mismo un crack en sus días como futbolista en activo, lo cierto es que este señor jamás alcanzó nada sobresaliente. Cierto, fue campeón con los Tigres de Nuevo León en las campañas 1977-1978 y 1981-1982, pero en ese equipo universitario él estaba muy lejos de ser el líder y la luminaria.

Y  si comparamos los equipos en los que jugaron Boy y Hernández, mejor no lo hagamos porque mientras el “hocicón” “brilló” en el Atlético Español, Atlético Potosino y Tigres UANL, “El Chicharito” vistió las casacas de las Chivas de Guadalajara, el ManU y ahora el Real Madrid.

Si a todo lo anterior le agregamos que en el Mundial de México 1986, en cuartos de final, frente a Alemania, a Boy le temblaron la patitas en los tiempos extra y le pidió a Bora Milutinovic salir de cambio para no ser considerado en la tanda de tiros penales, pues al final tenemos una fotografía muy distinta del crack que supuestamente nos quiere vender este payaso.

Entonces, regresemos a lo medular ¿el “Chicharito” Hernández está construyendo una sólida carrera como suplente en Europa? Seguramente sí, pero ¿qué crees, Tomás?, ése no es asunto tuyo, ocúpate de tu propia carrera y cierra la boca.

“El Jefe”… ¡sí, cómo no!

HISTÓRICO PASE A OCTAVOS EN EL MUNDIAL DE BASQUETBOL

Con foja de 2-3 en ganados y perdidos, la Selección Mexicana de Baloncesto firmó su pase a la ronda de octavos en el campeonato mundial de la especialidad que se celebra en España, tras 40 años de ausencia de no participar en dicha justa. “El Tri” del coach Sergio Valdeomillos llegó a tierras ibéricas cargando con las ilusiones de miles de aficionados mexicanos amantes del llamado “deporte ráfaga y con sendas victorias ante Angola y Corea del Sur le alcanzó para superar la fase de grupos.

Sin embargo, todo parece indicar que para el equipo de Gustavo Ayón, Adam Parada, Jorge Gutiérrez, Héctor Hernández, Marco Ramos y compañía ya (como solía decir el puerquito “Porky”) ya es todo. Y es que mañana sábado enfrentarán en Madrid nada menos que a los archifavoritos para adjudicarse el torneo, los Estados Unidos, que con sus estrellas de la NBA lucen como seguros campeones.

México no tiene nada que perder mañana y sí mucho que aprender. La victoria se ve prácticamente imposible, ya que los gringos juegan un baloncesto de otro nivel comparados con los aztecas. Pero no hay que perder la justa dimensión de lo que hizo este equipo mexicano, clasificaron a un torneo donde hacía cuatro décadas no nos hacíamos presentes, clasificaron a la fase de octavos y ésta es una generación de basquetbolistas que todavía puede dar muy buenos resultados en el futuro inmediato si se apuesta por la continuidad tanto del staff de coacheo como de plantel de jugadores. Así que lo que ocurra este sábado, querid@s amig@s, considérenlo ganancia. Pase lo que pase.

Contacto y comentarios: Email: damnkid@hotmail.com

                         Twitter: @Jpineda70

13-Jul-2014

La vigésima final en la historia de la Copa del Mundo, la que disputarán esta tarde Alemania y Argentina en el legendario estadio Maracaná, llegará a los ojos de aquellos millones de espectadores que en este momento sólo piensan en fútbol y nada más que fútbol, como un capítulo que, sea cual sea el marcador final y dado el linaje balompédico de ambos protagonistas, dejará memorias imborrables.

Y es que tan sólo hay que ver el pedigrí de teutones y pamperos. Históricamente, cada escuadra por su lado y cuando el destino los ha hecho verse las caras, ambos siempre han procurado ofrecernos actuaciones inolvidables y este domingo seguramente no será la excepción.

Cierto, después de la ignominiosa humillación que le propinaron en el duelo semifinal a la anfitriona Brasil, a la que aplastaron con un inaudito 7-1, la escuadra del técnico Joachim Löw luce, de acuerdo a la gran mayoría, como clara favorita para alzarse con la victoria. Sin embargo, con todo y el bien entrenado ejército que presumen los teutones (con Müller, Kroos, Hummels, Lahm y compañía), no podemos sustraernos a que los sudamericanos se han presentado durante todo este certamen como un hueso muy duro de roer, sobre todo en sector defensivo, donde en toda la segunda ronda no han aceptado un solo gol (a Suiza en octavos, a Bélgica en cuartos y a Holanda en semifinales). Así las cosas, los ingredientes para esperar una final de Copa del Mundo de alarido están bien servidos en la mesa: el poderío ofensivo de la mannschaft contra la muralla albiceleste.

Además, si alguien quiere echarle más leña a la hoguera, pongan en la canasta que la última vez que los argentinos disputaron una final en un Mundial fue precisamente contra los alemanes, hace 24 años en Italia ’90, episodio cuya conclusión llegó acompañada de una gigantesca nube de sospecha gracias al silbante uruguayo Edgardo Codesal, quien en el minuto ’85, a 300 segundos de una prórroga que parecía inevitable, se inventó un penal cuando Roberto Sensini le sacó limpiamente el balón a Rudi Völler en el área grande italiana pero que el nazareno juzgó como pena máxima, la cual fue cobrada con éxito por Andreas Brehme para decretar el 1-0 en el Estadio Olímpico de Roma.

Sí, de aquel negro episodio a la fecha ya transcurrieron 24 años con cinco días, tiempo que ha abonado en el enorme sentimiento de revancha con el que esta tarde saltarán los argentinos al césped del Maracaná. Los que conocen a los argentinos no me dejarán mentir si les digo que para ellos el fútbol es una religión y que el partido de hoy contra Alemania les representa una oportunidad inmejorable para encontrar la redención.

Sin embargo, analizando línea por línea a cada equipo y juzgando el desempeño que han mostrado durante todo el torneo, hay que reconocer que los pamperos no la tienen nada fácil, sobre todo porque su gran motor, el gran Lionel Messi, aún sigue sin demostrar en su selección lo que suele presumir con su club, el Barcelona de España. Cierto, el “10” argentino lleva cuatro goles marcados en este Mundial pero, a fuerza de ser sinceros, aún sigue sin dar el do de pecho que le hace falta para ganarse un lugar al lado del gran ídolo argentino, Diego Armando Maradona, quien cumplió con su cuota hacia la inmortalidad a llevar a la Argentina al título en el Mundial de México ’86, precisamente frente a los alemanes (3-2, 29 de junio, estadio Azteca).

A HACER HISTORIA

Alemania y Argentina. Argentina y Alemania. Pareciera que ambas naciones van de la mano cuando nos referimos a un contexto futbolístico. En Copas del Mundo se han visto las caras en seis ocasiones, con saldo favorable para los teutones con tres victorias, dos empates y sólo un descalabro. Ésta será la tercera vez que estos dos combinados chocan en una finalísima y en duelos de esta índole el saldo es más que salomónico: una victoria por bando (Argentina gana 3-2 en México ’86 y Alemania gana 1-0 en Italia ’90). Como pueden ver, se trata de un suculento platillo futbolístico que le llenará el paladar hasta al más exigente… incluso a los brasileños.

Löw es un técnico cuya característica principal es la inteligencia… pero después de ella hay que considerarle el instinto asesino que distingue a los alemanes. Por lo mismo, no esperen que este domingo salga vuelto loco para conseguir una goleada como la que obtuvo contra los brasileños en la semifinal. Tiene hambre de dejar un legado, pero no lo hará a expensas de una locura. Sabe que el rival en turno posee un nivel superior al de los cariocas, táctica y filosóficamente tiene bien claro lo que se debe hacer en la cancha para hacer daño y, repito, el factor Messi, jugando bien o no, siempre hay que tomarlo en cuenta, porque nunca se sabe cuándo el chaparrito tomará el balón y definirá un juego. Así las cosas, vislumbro una primera media hora de mucho estira y afloja, con el juego muy trabado en el medio campo y con los alemanes bregando mucho para inquietar al arquero Sergio Romero, quien dicho sea de paso está convertido en un portento bajo los tres palos.

Si Argentina tuviera en el terreno de juego a Javier Mascherano y dos clones suyos no importaría nada si Messi despierta o no. Pero no es así. Por lo tanto, el margen de error para la escuadra del director técnico Alejandro Sabella es cero; pero si su parado es similar al que presentó en la semifinal contra Holanda (donde secó a bestias como Robben, Van Persie, Kuyt y Sneijder), un equipo que juega muy similar a los alemanes, con la diferencia de que los teutones son más articulados, inteligentes y contundentes. Bueno… olviden el “similar”.

¿Habrá goles en esta final? Tiene que haberlos, claro que sí. ¿Caerán en racimos como en el Alemania-Brasil? ¡Olvídenlo!, eso fue un accidente del fútbol. Pero tampoco esperen que sea un soporífero 0-0 como el Argentina-Holanda. En esta final el espectáculo está garantizado porque alemanes y argentinos son dueños de estilos complementarios, muy estratégicos y cerebrales también, pero con aristas que nos obsequiarán un maridaje de altísimo octanaje.

EL PRONÓSTICO

Porque los 17 goles a favor de Alemania auguran emociones en el arco de los sudamericanos y porque los 3 goles en contra de Argentina prometen una partida de ajedrez cuasi didáctica para aquellos que aún no entienden que saberse defender también es un arte; me parece que los pamperos verán coronado su anhelo de dar una vuelta olímpica en el Maracaná… aunque no haya sido contra sus odiados enemigos, los brasileños.

¿Marcador final? Argentina 2-1 Alemania.

Contacto y comentarios: Email: damnkid@hotmail.com

            Twitter: @Jpineda70

 

08-Jul-2014

Tal y como lo anunciamos en este mismo espacio, en nuestras más recientes colaboraciones, para la ronda de semifinales del Mundial Brasil 2014, que está a cuatro partidos de concluir, acabaron llegando los equipos más taquilleros del llamado “universo FIFA”: Alemania, Argentina, Brasil y Holanda. O, dicho en otras palabras: dos escuadras patrocinadas por la marca de la “palomita” (Nike), la carioca y la holandesa, y un par más cobijadas por la marca de las tres rayas (Adidas), la teutona y la pampera.

Pase lo que pase este martes y miércoles en el estadio Mineirão de Belo Horizonte y  en la Arena Sao Paolo de Sao Paolo entre brasileños, alemanes, argentinos y holandeses, lo cierto es que, con mano negra o no, los técnicos Luiz Felipe Scolari, Joachim Löw, Alejandro Sabella y Louis Van Gaal finalmente lograron justificar sus respectivos proyectos futbolísticos llevando a sus equipos hasta las últimas instancias, que son el juego por la final y el duelo por el tercer lugar. O sea, siete juegos para cada selección

Sin embargo, lo que al principio arrancó como una verdadera tertulia para los más de 200 millones de brasileños que han estado al tanto de todo lo que ha realizado el Scratch du Oro en esta justa balompédica, bien podría concluir este martes en una impresionante tragedia similar a la del “Maracanazo” de 1950, ya que la escuadra anfitriona chocará contra unos colmilludos alemanes que son especialistas en aniquilar a un adversario que no está al 100% en la cuestión anímica. Y es que con las ausencias de Neymar Jr. (por lesión) y del capitán Thiago Silva (por suspensión), la mannschaft buscará dar el golpe de autoridad que los coloque en la gran final de esta Copa del Mundo.

El equipo teutón llega a esta semifinal con la insatisfacción de terminar tercero en los dos mundiales previos (Alemania 2006 y Sudáfrica 2010), pero convencido de que hombres como Schweinsteiger, Özil, Podolski, Klose y Müller sabrán complicarle la existencia a unos desmoralizados cariocas que esperan que David Luiz y Dani Alves, principalmente, den el partido de sus vidas.

Mi pronóstico para este duelo es que Alemania sale con el brazo arriba y le rompe el corazón a toda la Samba Nation, pero mucho ojo en este duelo con el factor arbitral, porque el silbante mexicano Marco Antonio Chiquimarco Rodríguez será el juez central y ya sabemos cómo se las gasta este señor en este tipo de duelos.

EL RECUERDO DE ARGENTINA ‘78

En el otro duelo semifinal, el Argentina vs. Holanda, todas las miradas estarán centradas en las genialidades que podrían desplegar el pampero Lionel Messi y el tulipán Arjen Robben, dos jugadores que están llamados a convertirse en el “MVP” de esta Copa del Mundo por su brillante desempeño en el terreno de juego. Sin embargo, no esperen un partido espectacular como aquel que vivimos en el ya lejano 25 de junio de 1978, cuando Argentina por pizarra final de 3-1 se impuso a una Holanda que por su espectacular manera de jugar se había ganado el mote de “La Naranja Mecánica”. Aquella fue una finalísima de alarido, con sudamericanos y europeos yéndose a la prórroga tras empatar 1-1 con goles del “Matador” Mario Kempes y Nanninga, y con los chés alzándose con el trofeo de campeón con dos anotaciones (de Kempes y Bertoni) en un lapso de 10 minutos en tiempo extra.

Para esta ocasión, sí, se espera un gran espectáculo en la Arena Sao Paulo, pero también la expectativa será por presenciar un duelo sumamente cerebral y estratégico donde la ventaja la lleva el entrenador holandés Van Gaal sobre su homólogo pampero Sabella. Sin embargo, no hay que desestimar que Argentina por primera vez en su historia llega a un choque semifinal con una racha de cinco victorias consecutivas y que Holanda en octavos y cuartos superó a México y a Costa Rica, respectivamente, con más artimañas que con buen fútbol. Cierto, los europeos practican un fútbol vertical la mayor parte del tiempo, pero los sudamericanos, con todo y que no podrán contar con uno de sus principales artífices en el medio campo, el “Fideo”, Di María, quien está lesionado, saben exasperar al rival en la parte central de la cancha con pressing y marca, mucha marca.

Porque se trata de un duelo celebrado en Sudamérica, en un horario y clima que suele incomodar a los europeos y porque Messi ha ido in crescendo en este Mundial, mi pronóstico es que los argentinos avanzan a la final.

Como podrán darse cuenta, una vez más (¿ya cuántas van?), la FIFA se salió con la suya. La “asociación sin fines de lucro” (¡sí, cómo no!) más millonaria del planeta, bueno, sus dirigentes –“Sepp” Blatter, Jérôme Valcke y secuaces-, volvieron a burlarse de millones con un espectáculo teledirigido en el que los “ganones” son los mismos de siempre.  O sea, ellos. ¿O no?

Contacto y comentarios: Email: damnkid@hotmail.com

            Twitter: @Jpineda70

 

04-Jul-2014

En nueve días, la Copa del Mundo de Brasil 2014 habrá concluido y con este hecho iniciarán una resaca y un ayuno de cuatro años. Sin embargo, antes habremos de disfrutar los cuatro duelos de la fase de cuartos de final, los cuales presumen choques que, si todo se basa únicamente en la competencia deportiva y el famoso fair play, indudablemente serán electrizantes e inolvidables.

Francia vs. Alemania y Brasil vs. Colombia para este viernes; Argentina vs. Bélgica y Holanda vs. Costa Rica para mañana sábado. ¡Vaya platillos!

Sin embargo, por eso mencioné líneas arriba la frase “si todo se basa únicamente en la competencia deportiva y el famoso fair play”, dadas las circunstancias y las históricas mañas a las que frecuentemente recurre la FIFA y su truculento mandamás, el sueco Joseph “Sepp” Blatter, podemos esperar que estos cuatro enfrentamientos bien puedan verse ensombrecidos por sendos errores arbitrales, los cuales han estado a la orden del día en esta Copa del Mundo.

Pero, ¿qué tenemos de cara a los choques de cuartos de final del Mundial Brasil 2014? De entrada, cuatro escuadras europeas, con dos (Alemania y Francia) que ya saben lo que es levantar el trofeo de campeón de la máxima justa balompédica del orbe y dos más (Holanda y Bélgica) que añoran hacerlo; y cuatro latinoamericanas con la misma circunstancia: dos que ya han sido campeonas (Brasil y Argentina) y dos que suspiran con ese hecho (Colombia y Costa Rica).

Hay un dicho aquí en México que dice “piensa mal y acertarás” y no sé porqué, pero cuando pienso en los partidos de la ronda de cuartos de final de esta Copa del Mundo no me la puedo sacar de la cabeza. Y es que al ver la montaña de intereses ($$$) que se manejan nivel selecciones nacionales, todo indica que las escuadras que avanzarán a semifinales no serán aquellas que a lo largo de la justa han desplegado el mejor fútbol, sino las que le representan mayores ingresos, marketing y publicidad a la FIFA y al juego del hombre en su modalidad profesional.

Así las cosas, un servidor vislumbra que acabarán avanzado a semis dos equipos patrocinados por la marca de la “palomita” (Nike) y dos escuadras protegidas por la marca de las tres rayas (Adidas), o sea: Brasil, Holanda, Alemania y Argentina. ¿Y qué le quedará a ticos, cafetaleros y belgas? La enorme satisfacción de haber sido los grandes animadores (o “caballos negros”, como usted les quiera decir, amable lector) de esta Copa del Mundo. En lo personal yo me quedo con lo mostrado por colombianos y alemanes, que a nivel espectáculo (Colombia) y disciplina táctica (Alemania) han dado cátedra. Argentina y Brasil, ya lo hemos visto a lo largo de la fase de grupos y la fase de octavos, dependen de sus astros Lionel Messi y Neymar Jr., pero futbolísticamente hablando no han ofrecido gran cosa; Costa Rica y Bélgica tienen un corazón muy grande, juegan con pundonor, con alegría y ágallas (algo de lo que adoleció nuestra Selección Mexicana), pero todavía parece faltarles ese algo más que se requiere para llegar más alto; Francia, todos los sabemos, ya está jugando de prestado, en su anterior duelo contra Nigeria, quedó claro que ha sido favorecida por los nazarenos, al igual que Holanda, que dejó tendidos en el terreno de juego el domingo pasado a unos mexicanos muy, pero muy inocentes, con un Arjen Robben que durante 90 y tantos minutos mostró tanto sus dotes actorales como de clavadista. Hasta Felipao, DT carioca, ya reclamó abierta y airadamente la ayuda arbitral a los tulipanes frente a los aztecas.

Pero ya entrados en el terreno de los pronósticos (donde acerté en 7 de los 8 duelos de la fase de octavos), me parece que Brasil, Argentina, Holanda y Alemania serán los que avancen a semifinales.

NO A LA CONTINUIDAD…

Ya todos sabemos cómo le fue a ‘El Tri’ en esta Copa del Mundo, por sexta ocasión consecutiva se quedó atorado en la fase de octavos. La derrota 2-1 ante Holanda caló hondo en millones que creían-pensaban-sentían (yo fui uno de ellos, lo reconozco) que ahora sí los verdes darían el do de pecho. Pero no fue así.

Cierto, nos quedamos con el gratísimo sabor de boca que mostraron jugadores como Herrera, Moreno (lamentablemente fracturado gracias a una estupidez compartida entre Aguilar y “El Maza” Rodríguez), Ochoa, “El Gallito Vázquez y Guardado, que actuaron y se comportaron como verdaderos cracks. También se aplaude el nivel de Márquez, Giovani y “Chicharito” Hernández, que en todo momento se mostraron dispuestos a rajársela por ‘El Tri’. Lamentablemente, Peralta, de quien se esperaba más, mucho más, nos quedó a deber. Y de gente como “El Maza”, Aguilar y Layún, mejor ni hablar…

Una vez que concluyó la aventura mexicana por tierras brasileñas acá en México ya se habla de darle continuidad a Miguel “El Piojo” Herrera, lo que a todas luces se vislumbra como un error garrafal, porque quedó demostrado y comprobado que lo que la Selección Mexicana necesita no es un motivador o arengador, sino un verdadero director técnico con conocimientos de táctica y estrategia, lectura de partidos, manejo de situaciones y análisis, cosa que este señor no posee. Sí, de acuerdo, con alguien de su personalidad se puede sortear exitosamente una eliminatoria en Concacaf, conseguir el boleto al Mundial y superar la fase de grupos. Pero a la hora de ir más lejos, no posee ni los argumentos, ni los conocimientos, ni el temple para hacer algo como lo que, por ejemplo, ha hecho el argentino Pékerman con la selección de Colombia.

Yo sé que es prácticamente imposible que todos aquellos que tienen metidas sus sucias manos en el fútbol mexicano profesional quieran sacarlas para dar paso a gente que verdaderamente sepa de este deporte. Difícilmente querrán renunciar a todos los privilegios y canonjías que obsequia este hermoso deporte. Todos lo sabemos. Pero cuando menos tápenle el ojo al macho y hagan como que sí saben de fut y consigan a un entrenador de a deveras para que por fin México concrete el anhelo no sólo de jugar “un maldito quinto partido”, sino de levantar el trofeo de campeón, como ya lo hemos hecho en la Sub17 y en los Juegos Olímpicos.

Talento lo tenemos, sólo es cuestión de querer hacer las cosas pulcramente. Ojalá y escuchen nuestra humilde sugerencia antes de que sea demasiado tarde, porque esta maravillosa generación de futbolistas con la que contamos actualmente no merece pasar a los anales de la intrascendencia gracias a la corrupción y miopía de muchos personajes de pantalón largo.

Contacto y comentarios: Email: damnkid@hotmail.com

                         Twitter: @Jpineda70

28-Jun-2014

Desde que la Selección Mexicana de fútbol reapareció en los mundiales, tras la descalificación de nuestra delegación de la Copa del Mundo de Italia 1990 por el famoso cachirules affaire (¡saludos, Toño Moreno!), el equipo tricolor ha acostumbrado a la afición mexicana a sortear la fase de grupos. Sin embargo, con esa costumbre también se ha hecho presente otra: no pasar de octavos y, por ende, echar a perder el sueño anhelado (de los directivos y patrocinadores, principalmente) de disputar lo que se ha venido en llamar en nuestro país “el quinto partido” (o sea, avanzar a cuartos).

Y, la verdad sea dicha, no nos podemos quejar, oportunidades las ha habido: en Estados Unidos ’94, Francia ’98, en Japón-Corea ’02, en Alemania ’06 y en Sudáfrica ’10. Pero, ya sea por equis o por ye, a “El Tri” siempre le han faltado 20 centavos para el peso a la hora de dar es salto de calidad que todos creemos puede dar pero que simplemente no llega.

Mañana domingo México se medirá ante Holanda en el Estadio Castelao de Fortaleza en lo que para todos los mexicanos vendrá a ser el duelo más atractivo de la fase de octavos del Mundial Brasil 2014. Cierto, el Brasil-Chile y el Uruguay-Colombia, ambos a celebrarse hoy sábado o el Francia-Nigeria, que se juega pasado mañana lunes, se antoja que sacarán chispas. Pero no se puede tapar el sol con un un dedo, a los aztecas lo que nos interesa es el choque entre los nuestros y los Oranjes, con todo y que “La Naranja Mecánica” luce como claro favorito para alzarse con la victoria en este encuentro.

El único antecedente entre mexicanos y holandeses en Copa del Mundo se remonta al Mundial de Francia 1998, cuando los goles de Ricardo Peláez y Luis “Matador” Hernández nos hicieron vibrar en el Estadio “Geoffroy-Guichard” ese jueves 25 de junio, porque esos dos tantos conseguidos en los últimos 15 minutos del partido significaron una espectacular venida de atrás que dejó el marcador igualado a dos con todo y el entripado que hicieron Cocu, Bergkamp, los gemelos De Boer y compañía, que ya se hacían con los tres puntos en la bolsa pero no contaban con el coraje y la reacción de los tricolores.

*          *          *

A 16 años de aquel vibrante partido entre los nuestros y los europeos, lo cierto es que el panorama futbolístico para ellos y para nosotros no ha cambiado mucho. Ellos vienen con la etiqueta de subampeones en Sudáfrica 2010 y en la fase de grupos de esta Copa del Mundo despedazaron al campeón España en su partido de presentación (5-1). Nosotros, hemos empezado a construir un palmarés con dos títulos Sub-17 en 2005 y 2011, y una medalla olímpica de oro en Londres 2012. No nos engañemos, los holandeses son serios aspirantes al título pero, a final de cuentas, todos los partidos tienen 90 minutos (quizá más) y todos, absolutamente todos, los juegos deben disputarse porque nadie es ganador de facto en ninguna disciplina.

Y por eso, más alla de lo que opinen los expertos, los especialistas, los agoreros, los analistas, los periodifans, los profetas y otros tantos -a quienes les dejamos hacer su trabajo-, bien vale la pena ponderar que en esta ocasión en el aire flota una sensación (en México y en Brasil) de que los verdes tienen una buena oportunidad frente a la escuadra de Louis Van Gaal. Se antoja como una misión sumamente complicada, mas no imposible. Y el objetivo está a la mano por dos circunstancias que no debemos dejar pasar por alto: la pimera: la Selección Mexicana ha mostrado una notable mejoría en lo psicológico y en lo anímico en comparación con compromisos pasados (ya no es el colectivo de individuos que se derrumban ante la adversidad y el botón de muestra está en que en el primer partido, contra Camerún, les fueron anulados dos goles legítimos y ante Croacia, con el marcador empatado 0-0, el árbitro uzbeko Abduxamidullo Rasulov se tragó dos penales en menos de 10 segundos; y en ambos episodios no se vinieron abajo); y, la segunda, es por demás evidente que el clima brasileño está causando estragos en las selecciones de Europa y México debe sacar provecho al máximo de ello. Inglaterra ya se fue, Italia ya se fue, España ya se fue, Bosnia ya se fue, Croacia ya se fue, Portugal ya se fue, Rusia ya se fue… y con un buen planteamiento, saliendo con el cuchillo entre los dientes y con un poco de buena fortuna, quién sabe, a lo mejor los que siguen son los holandeses, ¿no creen?

*          *          *

Después de tres partidos disputados, donde permanece invicto con dos victorias y un empate, México cambiará, obligado por las circunstancias (el “Gallito” Vázquez está suspendido por acumulación de tarjetas amarillas), a su once inicial para mañana domingo. Esta es una buena oportunidad para que el cuerpo técnico mexicano muestre valentía e inteligencia y haga buenos ajustes en el cuadro titular porque, está claro que Miguel Layún, Paul Aguilar (más que nada por su baja estatura), Giovani dos Santos y Oribe Peralta no están rindiendo lo que se esperaba de ellos. Dejar a estos jugadores frente a los  holandeses implicaría prácticamente pegarse un tiro en el pie, sobre todo porque en el banquillo hay hombres que pueden aportar y tienen nivel: ¿qué tal Diego Reyes, Miguel Ponce, Javier Aquino, el “Conejito” Brizuela? ¿o por qué no arriesgarse y mandar desde el inicio a “Chicharito” Hernández y Marco Fabián? Alternativas hay, ojalá que no se enfermen de miguelmejiabaronitis.

Las arenas del reloj se agotan, México se acerca, por sexto Mundial consecutivo, a su gran prueba de fuego. Enfrente tiene a una verdadera potencia y ahí radica la trascendencia de ese salto de calidad que requiere dar para ser tomado en serio de una vez por todas. Vencer a Holanda los ubicaría en una posición excelente para no sólo disputar el famoso quinto partido, sino para ir más lejos. Muchísimo más lejos.

*          *          *

Los demás partidos de la fase de octavos de esta Copa del Mundo Brasil 2014 también tienen lo suyo y no podemos perderlos de vista. Este sábado arderá la Conmebol con dos duelos fratricidas entre cuatro escuadras sudamericanas: Brasil vs. Chile y Colombia vs. Uruguay, mi pronóstico es que se imponen los locales (que no están haciendo gran cosa en la cancha pero con Neymar y sus genialidades, y las ayudas arbitrales tienen para llegar lejos) y los cafeteros, que gracias a la mano del argentino Pekerman están jugando de manera espectacular.

Para el domingo, entran en acción los equipos de la CONCACAF y se verán las caras contra dos escuadras europeas: México vs. Holanda y Costa Rica vs. Grecia, a los atzecas les tocó bailar con la más fea, mientras a los ticos se les presenta una extraordinaria oportunidad de trascender. Aquí voy a favor de los latinoamericanos: mexicanos y costarricenses saldrán victoriosos. Sufrirán sí, pero ganarán.

El lunes, o sea pasado mañana, la guerra está declarada: Europa versus África. Francia enfrentará a Nigeria y ahí podremos esperar que se llegue hasta la última instancia, los tiros penales, con los galos sufriendo pero avanzando; mientras que en el Alemania contra Argelia todo parece indicar que los teutones llevan mano para tundir a unos argelinos que por primera vez en su historia clasifican a una fase de octavos. Pero mucho ojo aquí, que a los alemanes se les puede aparecer el fantasma de España ’82. Aunque no creo.

Cerrando la fase de octavos, el martes, Argentina vs. Suiza y Estados Unidos vs. Bélgica. Aquí, América y Europa se van a ir tablas, con los pamperos eliminando a los fabricantes de chocolates y relojes, y los belgas cortando de tajo con las aspiraciones de los gringos. Bueno, eso creo yo…

Y, ustedes, ¿a quién le van?

Contacto y comentarios: Email: damnkid@hotmail.com

            Twitter: @Jpineda70


16-May-2014

A menos de un mes (12 de junio) de que suene el silbatazo inicial del choque entre cariocas y croatas en el Estadio Arena Sao Paulo de Sao Paulo, cotejo con el que arranca oficialmente la Copa del Mundo Brasil 2014, los graves disturbios que se han registrado durante las últimas semanas en varias de las ciudades cuyos escenarios albergarán varios partidos y que han traído aparejadas situaciones ,desde personas muertas en las protestas hasta huelgas de diversa índole, dejan de manifiesto que la Federación Internacional de Fútbol Asociación (FIFA) que regentea el sueco Joseph Blatter jamás debió concederle a esta nación sudamericana la sede de un Mundial.

Y al ver la capacidad de respuesta y de reacción que ha mostrado la presidenta brasileña Dilma Rouseff ante estas eventualidades, siempre echando por delante a sus represores cuerpos policiacos en lugar de abogar por el diálogo y la concertación para solucionar las distintas problemáticas, sólo fortalecen nuestro pensamiento de que a Brasil le quedó grande la organización de esta Copa del Mundo… y no sólo eso, lo mismo sucederá con los Juegos Olímpicos de 2016.

Las arenas del reloj se agotan. Conforme se acerque el día de la inauguración los conflictos se recrudecerán y los medios de comunicación cegados por sus intereses comerciales (casi todos) obviarán toda información concerniente a estos problemas y se enfocarán exclusivamente en la llamada “fiesta del fútbol”, haciéndose de la vista gorda para reportar e informar objetivamente de lo que verdaderamente estará ocurriendo en Brasil. Con eso de que “el mundo es un balón…”

¿Y LA SELECCIÓN MEXICANA, APÁ?

Sin querer hacerle al aguafiestas o al Grinch pambolero, también ya está muy cerca del debut del Tricolor del “Piojo” Herrera en la justa mundialista y, se esponje quien se esponje, vaticino que la participación de la escuadra azteca será muy similar a la que tuvo en Argentina ’78, con tres descalabros consecutivos en la primera ronda y boleto de regreso a casa. Bueno… me voy a ver buena onda y les concederé a los “Ratones Verdes” el beneficio de la duda en su juego inaugural, ante Camerún en el Estadio Das Dunas, y les pondré un empate. Pero no más.

Y es que no hay que ser un genio para darse cuenta que el plantel de Herrera está tan limitado como él y esto se debe a que la gran mayoría de las plazas en la nómina mexicana han sido ocupadas por jugadores impuestos por la Femexfut, las dos televisoras que mangonean el fútbol mexicano y por las marcas patrocinadoras del equipo. Punto.

Desde cartuchos quemados (Carlos Salcido, Rafael Márquez, Andrés Guardado) hasta troncos consumados (Francisco Javier “Maza” Rodríguez, Miguel Layún), pasando por llamaradas de petate (Isaac “Conejito” Brizuela, Carlos Gullit Peña, Raúl Jiménez) y bancas europeas (Javier “Chicharito” Hernández, Diego Reyes); lo cierto es que la Selección Mexicana presume muy pocos jugadores que verdaderamente poseen clase y talento mundial para ser presumidos en Brasil 2014… si acaso Oribe Peralta, Marco Fabián y Gio Dos Santos, pero estos dos últimos son jugadores de contentillo, sólo cuando tienen ganas salen a partírsela.

Por eso, muy inteligentemente los titiriteros que mueven los hilos de estos 23 payasos y su cuerpo técnico mejor se han dedicado a distraer a la opinión pública con un sinfín de pautas publicitarias (principalmente por la televisión) para que piensen lo menos posible en lo esencial, que es el fútbol y en lugar de eso se pongan a consumir teléfonos celulares, afores, rastrillos para afeitar, antiacidos, refrescos, artículos de segunda mano y un larguísimo etcétera de porquerías. Lo que sea de cada quien, los señores Compeán, De María, Iñárritu y Peláez son unos verdaderos papanatas en materia futbolística, pero a la hora de hacer dinero (y también clavárselo) son unas verdaderas chuchas cuereras.

Así que ya saben, estimados aficinoados al llamado “juego del hombre”: beban, coman, pónganse, consuman a lo bestia, enajénense antes de que comience el Mundial. Porque una vez que ruede el balón y las decepciones se vengan en cáscada, ya no les quedarán ganas de comprar nada de lo que anuncien estos mercachifles.

Lo más patético del asunto es atestiguar cómo Televisa se ha aferrado en convertir en celebridad a este señor que apodan “El Piojo”. Le dan horario prime time para que exhiba su pobreza verbal y de conceptos en entrevistas que poco aportan en lo periodístico; y hasta se lo llevan como “padrino” y de ejemplo para brillantes chicos becados que se están partiendo el alma para sobresalir en las aulas, cuando él ni siquiera concluyó su carrera de protesista dental. ¡Oh, ironía!

¡LA NBA YA SE CALENTÓ!

Olvídense del escándalo y la vergüenza causados por Donald Sterling, ahora ex propietario de la franquicia Los Angeles Clippers, inhabilitado de por vida de la NBA por los comentarios racistas que hizo a través de una llamada telefónica y que le balconeó su novia Vivian Stiviano; lo verdaderamente interesante en la National Basketball Association (NBA) son los playoffs que ya llegaron a fase de definición con las Finales de Conferencia.

Tanto en el Este como en el Oeste se ubicaron los sembrados en el #1 y en el #2 de ambos pelotones, por lo que a partir del próximo domingo se esperan emociones a raudales en el llamado deporte ráfaga: Miami Heat vs. Indiana Pacers y San Antonio Spurs vs. Oklahoma City Thunder… ¡hagan sus apuestas, damas y caballeros!

¿Qué escuadras se perfilan para llegar a “The Finals”? ¡Ahora sí está muy difícil hacer un pronóstico!, porque en el análisis tenemos a cuatro escuadras de mucho poderío sobre la duela y a cuatro coaches de gran nivel, aunque si nos basamos por este apartado, creo que los siempre muy consistentes Spurs tienen amplia ventaja porque el señor Gregg Popovich, por cierto nombrado por tercera ocasión en su carrera “Coach del Año”, tiene a sus Espuelas muy bien aceitadas y listas para enfrentar a un Thunder hambriento por coronar el esfuerzo de su espectacular roster, que incluye al “MVP” de este año, Kevin Durant.

Después de ver lo que han hecho ambos equipos en estos playoffs (San Antonio batalló para echar a los Dallas Mavericks en la primera ronda 4 juegos a 3 y en la segunda ya pudo tomar vuelo para deshacerse de los Portland Trail Blazers por 4-1; mientras que Oklahoma City se fue hasta las últimas consecuencias con los Memphis Grizzlies, a quienes eliminó 4-3 en la serie y posteriormente derrotó 4-1 a los ya mencionados Los Angeles Clippers por 4-2), me parece que tendremos una manga que se irá a un séptimo juego, donde el Thunder se impondrá a los Spurs sólo por el hecho de ser una escuadra más joven que los texanos.

En tanto, para el choque en el Este no se puede esperar duelo más parejo entre el campeón reinante (el Heat) y los renovados Pacers. En el calendario regular Indiana acabó por arriba de los de la Florida con dos victorias de ventaja, pero en estos playoffs ha tenido más desgaste que su rival (Miami ha disputado 9 juegos para arribar a la final de la conferencia, mientras que Indiana ha jugado 13). Y si a esto le sumamos que la escuadra del coach Frank Vogel no cuenta con jugadores de mucho talento en la banca para contener los embates de LeBron James, Dwyane Wade, Chris Bosh, Ray Allen y compañía, seguramente podríamos estar viendo una serie que acabe en 5 juegos a favor del Heat. ¿O ustedes qué opinan?

FINAL APERTURA 2014: EL PRIMER CAPÍTULO ES PARA PACHUCA

Se veía venir. El juego de ida de la Final de la LigaMx entre dos equipos “hermanos”, el León y el Pachuca, en apariencia resultó entretenido, emocionante y (aparentemente) limpio. El marcador de 3-2 a favor de los Tuzos, que salieron del Estadio “Nou Camp” con el brazo arriba, los pone en una muy buena posición para levantar el trofeo de campeón el próximo domingo en su casa, el Estadio “Hidalgo”. Sin embargo, quienes observamos los primeros 90 minutos de este choque inédito en las finales del fútbol mexicano nos percatamos de que puede haber gato encerrado.

Y no es que seamos aliados del sospechosismo, pero cuando gracias a la multipropiedad, condenada mundialmente pero aceptada aquí cínicamente, se logran ver la cara dos equipos cuyos presidentes son padre e hijo y ambos son inyectados financieramente por el hombre más rico del mundo, pues como que la cosa deja de tener interés. Y no es que tengamos algo contra usted en lo personal, señor Andrés Fassi, pero a muy pocos nos convence cuando utiliza términos como “transparencia”, “honestidad” y “limpieza”.

¿O sí?

           Contacto y comentarios: Email: damnkid@hotmail.com

                         Twitter: @Jpineda70

03-Feb-2014

NUEVA YORK.- ¡Y fue una paliza! Contra todos los pronósticos, porque enfrente tenían a la ofensiva que rompió el récord de puntos anotados en una temporada y al flamante “Most Valuable Player” (MVP) del 2013, los Seattle Seahawks declararon territorio alado el estadio MetLife de Nueva York y con un contundente 43-8 ante los Denver Broncos reclamaron legítimamente su derecho de levantar por primera vez en su historia el plateado trofeo “Vince Lombardi”, que los acredita como la franquicia campeona de la National Football League (NFL).

En el análisis, hay que reconocer que jamás nadie (quien diga lo contrario es un mentiroso) pudo suponer que el Super Bowl XLVIII tendría un desenlace como el que presenciamos ayer en el MetLife. Cara a cara estuvieron los equipos mejor sembrados de ambas conferencias (ambos con récord de 13-3 en ganados y perdidos durante la temporada regular), la mejor defensiva de la Liga (Seattle) contra la mejor ofensiva de la Liga (Denver), razones más que suficientes para vaticinar una batalla cerrada, emotiva y hasta con un final cardiaco.

Supuestamente…

Sin embargo, desde la primer jugada del partido (bueno, la segunda, porque la primera fue el kickoff inicial), los Seattle Seahawks y el head-coach Pete Carroll dejaron muy en claro que le soltarían la rienda a su unidad más peligrosa, la defensiva, para buscar el ansiado título de la NFL. Y no se equivocaron: los nervios del centro Manny Ramírez y la arrogancia de un Peyton Manning, acostumbrado a cambiar en la línea el 90% de las jugadas que le envía su coordinador ofensivo, provocaron un furcio terrible que terminó con un safety a favor de la escuadra triunfadora que puso la pizarra 2-0.

A partir de ese momento, el gameplan del head-coach de Denver, John Fox, se fue por el retrete y conforme avanzaron los minutos y los puntos a favor de su adversario fueron cayendo en cascada  (llegaron a estar 36-0, ¡imagínense!), Manning y su circo aéreo acabaron haciendo un papelón histórico frente a 80 mil espectadores en el estadio y millones que estaban siguiendo las incidencias del juego por televisión.

¿Y DÓNDE QUEDARON LOS PODEROSOS BRONCOS?

Si quieres vender boletos, contrata a un tipo como Manning. Si quieres ganar un anillo de Súper Bowl, ve por alguien como el voluntarioso linebacker Malcolm Smith, quien a la postre se hizo del trofeo como el “MVP” del partido y de las llaves de una camioneta Silverado último modelo. No se necesita ser un científico nuclear que para saber que si quieres alcanzar el máximo logro que ofrece la NFL (el campeonato) se requiere de una buena defensiva. Punto.

Si, el señor Manning seguramente estará en el “Salón de la Fama” de Canton, Ohio y la próxima temporada romperá todos los récords de Brett Lorenzo Favre; pero no tiene el temple ni la sangre para llevar a un equipo a la tierra prometida. Cierto, ya tiene un anillo de campeón (lo obtuvo en 2007, jugando para los Indianapolis Colts), pero para sus números, sus récords y su nivel es para que mínimo ya tuviera ocupados todos los dedos de una mano, ¿no creen? Y no es que exista algo personal contra el ex astro de los Tennessee Volunteers de la NCAA, es un jugadorazo, pero ciertamente algo está muy mal en su esquema de valores como para que hasta un jugador de muchísimo menor talento que el suyo (dicen los “expertos”) como su hermano Eli, quarterback de los New York Giants, por ejemplo, tenga más títulos que él.

Fue muy triste observar que los “¡Omaha!” (grito de batalla de Peyton para recibir el balón de su centro para iniciar una jugada) poco a poco se convirtieron en “¡Oh mamá!” y que la figura de head-coach John Fox quedó totalmente ninguneada por el mariscal de campo de los naranjas.

Por el contrario, con los Seattle Seahawks fue gratificante y revelador atestiguar el desempeño del mariscal de campo Russel Wilson, un chamaco con apenas dos años de experiencia profesional y con la suficiente sangre fría para saber guiar a su ejército a un triunfo tan resonado como el de anoche. Cierto, el ex astro de los Wisconsin Badgers de la NCAA no hizo nada espectacular y sus números no fueron nada del otro mundo, pero hizo algo muy importante que su rival de posición no supo o no quiso hacer: jugar en equipo durante todo el tiempo que estuvo en el emparrillado; su desempeño se apegó todo el tiempo a lo que le ordenaron sus entrenadores; no cometió un solo error y le permitió al resto de sus compañeros (tanto en la ofensiva como en la defensiva y los equipos especiales) hacer cada quien su trabajo y su contribución para que al final se construyera un marcador que pudo haber sido más escandaloso sino es que los Seahawks deciden “tirar a la basura” sus dos últimos drives, que penetraron hasta la yarda 30 y 26 del rival.

LA EJECUCIÓN Y LOS ERRORES MARCARON DIFERENCIA

A pesar de su negro historial (no hay que olvidar el sucio hedor que dejó detrás de sí a su salida de USC, donde hundió a los Trojans durante algunos años gracias a sus pésimas prácticas como entrenador), Pete Carroll se ganó a pulso un lugar en los anales de la NFL: ya está junto a Jimmy Johnson y Barry Switzer como los únicos tres entrenadores en jefe de la historia en ganar títulos tanto en el fútbol americano colegial y el fútbol americano profesional. Su trabajo de anoche, hay que reconocerlo, fue impecable y la ejecución de sus pupilos puede compararse al trabajo que realizaron los Chicago Bears de 1985 o los Baltimore Ravens del 2000, sobre todo a la defensiva.

La verdad es que a los responsables de elegir al “Jugador Más Valioso” debió costarles mucho trabajo elegir al apoyador Malcolm Smith, porque por todos lados de la cancha hubo jugadores de los Seattle Seahawks que anoche se rifaron el físico para coronarse: el receptor Percy Harvin, por ejemplo, cada que tuvo el ovoide en sus manos fue una verdadera pesadilla para los Broncos (su electrizante regreso de kickoff hasta las diagonales para iniciar el tercer cuarto es una de esas estampas inolvidables en la historia del Super Bowl); el profundo Kam Chancellor se dio empalagó tundiéndoles de lo lindo a los receptores de Denver; el ala defensiva Chris Clemons provocó dos balones sueltos y hasta el corredor Marshall Lynch, quien tuvo un juego difícil y en ningún momento pudo entrar en Beast Mode, hicieron lo que les correspondía para minar las capacidades del rival. ¡Todos jugaron perfecto!, pero lo sobresaliente es que ¡jugaron en equipo!, algo de lo que Peyton Manning deberá aprender mucho aunque ya lleve 16 años en la Liga.

EL VALOR DEL AFICIONADO

A la hora del festejo y de la celebración con el trofeo “Vince Lombardi”, los Seattle Seahawks, desde el propietario hasta el utilero, pasando por el cuerpo técnico, la gerencia y los jugadores, fueron muy enfáticos en darle importancia al llamado “Jugador #12” (la afición), a quienes reconocieron como trascendentales en la consecución de este título. A este equipo si le importan sus seguidores y no tuvieron empacho en manifestarlo frente a las cámaras y los micrófonos. ¡Así se hace!

Y de esto deberá aprender mucho el comisionado Roger Goodell, a quien simplemente le valen queso los aficionados. A él sólo le importa hacer dinero para repartirlo entre los dueños que lo encumbraron a ese puesto y, claro está, para meterlo en sus bolsillos. Afortunatamente, el clima de ayer en territorio neoyorquino fue sumamente benévolo y permitió tener un buen Super Bowl en lo que a cuestiones climatológicas se refiere; pero si hubiera sido el caso contrario, quizá en estos momentos estaríamos hablando de que su cabeza estaría rodando por la pésima decisión de llevarse el juego de campeonato de la NFL a un estadio abierto en una localidad donde los inviernos son infernales.

Pero dejemos ese tema de lado por el moment y déjemos que los Seattle Seahawks celebren su primer título de la NFL.

Lo contentos que deben estar en estos momentos los Jim Zorn, los Steve Largent, los Curt Warner, los Kenny Easley, los Brian Bosworth, los Dave Krieg, los Warren Moon, los Cortez Kennedy, los Walter Jones y tantos y tantos más que desde 1976 se partieron el físico y el alma para llevar a esta franquicia a los primeros planos.

¡Por fin lo lograron!

           Contacto y comentarios: Email: damnkid@hotmail.com

                         Twitter: @Jpineda70

06-Jan-2014

Se extinguió el primer fin de semana del 2014 y con él se fueron las primeras emociones del torneo Clausura 2014 del fútbol mexicano, que vivió su jornada inaugural y la ronda de duelos de comodines de la National Football League (NFL), que en tres de sus cuatro partidos dejó muy en claro que la paridad en los playoffs de la ene-efe-ele va a estar al rojo vivo para beneplácito de los millones de aficionados al deporte de las tacleadas.


A ver, estimad@s lector@s, ¿ustedes qué prefieren para iniciar el año: ver a los Panzas Verdes del León intentar defender con éxito la corona obtenida en el Apertura 2013 y gozar con la solvencia ofensiva en el área grande del paraguayo Pablo Velázquez, campeón goleador de los Diablos Rojos del Toluca o deleitarse con un Peyton Manning convertido en una máquina de romper récords con los Denver Broncos y un Drew Brees que apenas hace un par de días sacudió de la malaria a su escuadra, los New Orleans Saints, al ganar el primer juego de postemporada en calidad de visitantes?

¡Vaya dilema!


En la jornada 1 de la llamada LigaMx tuvimos nueve encuentros que si bien todavía no nos permiten identificar una tendencia de lo que viviremos dentro de unos cuatro meses aproximadamente, si mostraron esbozos de cómo podría perfilarse el torneo conforme avance el calendario: el campeón León (con todo y que cedieron un empate 1-1 ante los débiles Hipocampos del Atlante), las Águilas del América (que siempre encuentran la manera para poder alinear a 12 jugadores, ya lo dijo el “Tuca” Ferreti, DT de Tigres) y los Diablos Rojos del Toluca (que son más aburridos que una película muda, pero que saben conseguir buenos resultados sí o sí, sobre todo jugando de visitantes), indudablemente serán los equipos que disputen las primeras posiciones de la tabla general.


Asimismo, habrá que sugerir a las aficiones de Chivas, Cruz Azul y Monterrey que no se dejen tomar el pelo por pseudo-periodistas o periodi-fans que pasándose por el arco del triunfo la objetividad aseguran en sus publicaciones que estos tres equipos “prometen mucho” para el Clausura 2014. En serio, chavos, no se ilusionen (sobre todo los seguidores del Rebaño Sagrado), tapatíos, capitalinos y regiomontanos van a tener un semestre complicadísimo; sin embargo, las bondades del sistema de competencia permitirán que La Máquina y Rayados logren calificarse a la Liguilla, mas no así el Guadalajara, que nuevamente estará deambulando por los últimos sitios de la general, al igual que los Pumas de la UNAM, escuadra que seguirá sufriendo por el envenenamiento que les provocó Alberto García Aspe en su faceta como “directivo”.


Afortunadamente para el fútbol mexicano, o mejor dicho para la Liga local, éste será un año mundialista, circunstancia que se convertirá en un poderoso distractor para que millones de aficionados al panbol azteca se olviden momentáneamente de la mediocridad que permeará durante este torneo. Sus ilusiones estarán fincadas en el papel que desempeñe la Selección Mexicana en la fase de grupos del Mundial Brasil 2014, que si nos basamos en el desempeño que tuvieron durante el hexagonal de Concacaf y el repechaje ante Nueva Zelanda, sería una canallada engañarlos pronosticando que tendrán buenas actuaciones frente al anfitrión Brasil, la africana Camerún y la europea Croacia. No hay que ser un científico nuclear especializado en construcción de naves espaciales para saber que los piojo-boys, o sea los muchachos de Miguel Herrera, no van a llegar al mentado quinto partido al que históricamente siempre han aspirado. ¡Vaya!, no les va a alcanzar ni para el cuarto partido. Al tiempo.


Lo bueno de todo este asunto es que el fútbol per se es sumamente entretenido y anestesiante ¿no creen?


LA NFL SE CALIENTA

Por otra parte, en lo que se refiere a las acciones de la NFL, hay que destacar que tras celebrarse los partidos de la ronda de comodines ya sólo quedan con vida ocho equipos (cuatro en la Conferencia Americana, la AFC y cuatro en la Conferencia Nacional, la NFC) y, a juzgar por sus números y planteles, indudablemente se trata de las escuadras que mejor se desempeñaron a lo largo de la temporada regular que tuvo lugar de septiembre a diciembre del año pasado.


¿Se puede apostar por alguno de los cuatro equipos que salieron avantes en la ronda de comodines para hacer la chica y verlos jugar el Super Bowl XLVIII el próximo 2 de febrero en el gélido MetLife Stadium de New Jersey? Seguramente sí. En lo particular me parece que los San Diego Chargers (10-7), que derrotaron convincentemente 27-19 a los Cincinatti Bengals, tienen legítimo derecho a ilusionarse con una victoria ante los poderosísimos Denver Broncos (13-3) el próximo domingo 12 en el Sports Authority Field at Mile High Stadium. Philip Rivers y compañía arrastran una racha de cinco victorias en fila, incluida una de 27-20 frente a los Broncos en la Semana 15, factor que impactará positivamente en el ánimo de los californianos.


En el otro duelo divisional de la AFC todo parece indicar que la magia del quarterback de los Indianapolis Colts (12-5), Andrew Luck, está por llegar a su fin. Y es que salir de su estadio techado, el Lucas Oil, para viajar a la gélida Foxboro, donde enfrentarán a los colmilludos New England Patriots (12-4) de Bill Belichik y Tom Brady, se antoja como una misión sumamente complicada. ¿Por qué? Simple: de las 11 victorias que obtuvo durante la temporada regular la escuadra del head-coach Chuck Pagano seis fueron en casa y fuera de ella sólo lograron imponerse a dos equipos con récord ganador: San Francisco y Kansas City.


Por otra parte, en la NFC la situación también está que arde con los duelos divisionales. El primer juego, el del sábado 11, entre los resucitados New Orleans Saints (12-5) y los solventes Seattle Seahawks (13-3), en casa de los emplumados, el CenturyLink Field, enfrenta a dos equipos con muy buenas hechuras tanto a la ofensiva como a la defensiva. Sin embargo, en el momento de la verdad, todo podría inclinarse a favor de los muchachos del head-coach Pete Carroll, porque en primer lugar serán los locales y en segundo lugar porque son una escuadra que acepta muy pocos puntos. ¡Pero, mucho ojo!, que nadie descarte el factor Drew Brees con los de Louisiana, porque este hombre tiene un brazo privilegiado y el colmillo suficiente para sacar el resultado en cualquier emparrillado.


Finalmente, para el choque entre las Carolina Panthers (12-4) y los San Francisco 49ers (13-4) toda la atención se centrará en el mariscal de campo del equipo local, Cam Newton, quien tuvo un temporadón al lanzar para 3 mil 379 yardas y 24 pases de touchdown y correr para 585 yardas y timbrar por tierra las diagonales en 6 ocasiones. Ante los gambusinos descubriremos si el quarterback felino ya adquirió la madurez suficiente como para ser considerado un jugador élite de la NFL. De los cuatro locales que jugarán en los duelos divisionales, Carolina luce como el más vulnerable (en la temporada regular sólo pudieron doblegar a tres equipos con marca ganadora), amén de que a los californianos los mueve el deseo de revancha por regresar al Super Bowl, después de que el año pasado, en la edición XLVII cayeron en New Orleans ante los Baltimore Ravens.


Mis pronósticos: New England, Denver, San Francisco y Seattle.
¡Hagan sus apuestas!

Contacto y comentarios: Email: damnkid@hotmail.com
Twitter: @Jpineda70

25-Nov-2013

Damas y caballeros, comenzó la Liguilla del fútbol mexicano. Con resultados más o menos previstos y después de dos semanas de interrupción por aquello de que la Selección Mexicana debió afrontar un repechaje ante Nueva Zelanda para evitar la ignominia, ocho equipos se vieron las caras durante este fin de semana en la primera de las seis “finales” que deberán solventar para poder levantar el trofeo que los acredite como campeones del Apertura 2013.


Y después de disputados los primeros 90 minutos de los juegos de ida de la fase de cuartos, ¿quiénes pueden presumir de haber hecho bien las cosas? Fácil: Santos, Toluca, América y León, en ese orden. Laguneros porque sacaron ventaja mínima jugando de visitantes (3-2, contra Gallos Blancos de Querétaro); mexiquenses porque mandaron a terapia intensiva a los Cementeros de la Cruz Azul con el 3-0 que les endilgaron en el “Nemesio Diez”; y capitalinos y guanajuatenses porque empataron a domicilio (los felinos 3-3 con Morelia y las emplumadas 2-2 con Tigres), por lo que si vuelven a empatar en los juegos de vuelta, por la posición en la tabla estarían accediendo a la siguiente fase.


Afortunadamente para el fútbol y para los aficionados, hubo espectáculo en los cuatro duelos. Los ocho invitados a la “fiesta grande” mostraron que traían ganas de jugar a la pelota y se fueron sobre el arco rival con ganas, provocando una media de 4.5 juegos por partido disputado. Cuando menos se agradece que nadie salió a ejecutar el feo arte de la especulación.


Ahora bien, ¿qué se puede esperar para los duelos de vuelta, a celebrarse el próximo fin de semana, además de emociones y la eliminación segura de cuatro equipos? En el (1)América-(8)Tigres seguramente las de Coapa administrarán un poco la “ventaja” de que el 2-2 obra a favor suyo y jugarán con la desesperación de los pupilos del “Tuca” Ferreti, aunque la única vez que se han enfrentado estos dos cuadros en Liguilla en la era de los torneos cortos, en la fase de cuartos del Apertura 2005, los de Nuevo León llegaron al Azteca con una desventa de 1-3 al Distrito Federal y aquí desplumaron a las Águilas por 4-1 con una soberbia actuación de Walter Gaitán.


Para el (2)Santos-(7)Querétaro sólo se puede esperar que el equipo del brasileño Pedro Caixinha concluya la obra de desplumar a los pollos albinos de Ignacio Ambriz, aunque no valen excesos de confianza para evitar desaguisados. Y lo mismo se puede opinar sobre el (3)León-(6)Morelia, con unos Panzas Verdes que sólo requieren un poco más de balance en sus líneas para que la defensiva esté a la altura de las circunstancias, porque los michoacanos saben perforar el marco rival y en el “Nou Camp” saldrán a hacerlo.


Y finalmente en la que supuestamente sería la manga más pareja de las cuatro pero que resultó ser la más dispareja, el (4)Cruz Azul-(5)Toluca, la escuadra capitalina de Memo Vázquez requiere prácticamente de un milagro, porque La Máquina jamás ha podido eliminar a los escarlatas en una serie de Liguilla en torneos cortos y eso sabrá aprovecharlo al máximo el paraguayo José Cardozo, estratega de los pingos, que seguramente saldrán a obsequiar los espacios largos para cazar a sus rivales con los letales contraataques de Brizuela, Esquivel, Sinha y Velázquez.


+ + +


Terminó la pesadilla para McLaren-Mercedes. Firmando una de sus peores campañas desde que irrumpió en la Fórmula 1, la mítica escudería británica fundada en 1963 por Bruce McLaren, pagó de carísima forma confiarle una de sus dos plazas al mexicano Sergio “Checo” Pérez, quien tras dos temporadas (2011 y 2012) de estar en la escudería Sauber llegó este año a McLaren para hacer mancuerna con el británico Jenson Button donde, de plano, no dio el ancho y fracasó estrepitosamente.


Ayer se corrió el Gran Premio de Brasil, con el teutón Sebastian Vettel alzándose con el triunfo (rompió el record de triunfos en una misma temporada con 13) y el mexicano arañando la sexta posición, en lo que acabó siendo su tercera mejor carrera del año (acabó sexto en Bahrein y quinto en la India), en lo que fue el debut y despedida del volante tapatío con McLaren, que terminó quinta en la competencia de escuderías con 122 puntos y ni un solo podio en la temporada. Un ridículo total.


El desplome de Pérez en McLaren lo explicó hace unos días el legendario Jo Ramírez, ex coordinador de esta escudería, al señalar que al mexicano le faltó madurez y le sobró arrogancia, por lo que desperdició una oportunidad de oro que sólo se presenta una vez en la vida. Y miren que lo dice un personaje que trabajó muy estrechamente con campeones de la talla de Jackie Stewart, Nikki Lauda, Alain Prots, Ayrton Senna y Mikka Hakkinen.


Lo que sigue seguramente es que veamos en los meses próximos al “Checo” Pérez corriendo en alguno de los chafas seriales mexicanos y siguiendo con su actitud de diva.
Como dijera Johnny Latino en “La Caravana”: ¡¡¡¡Laaaaaastima, Margaritoooo!!!!


+ + +


Y quien crea que los Denver Broncos son los amplios favoritos para ganar el Super Bowl XLVIII que se celebrará el próximo 2 de febrero de 2014 en el Estadio MetLife de New Jersey, mejor que se lo piense dos veces y vea la repetición del duelo de anoche en el que fueron arrasados en la segunda mitad por los New England Patriots para caer 34-31 en tiempo extra en el Estadio Gillette de Foxboro, Massachusetts y ratificar que los “Pats” tienen de cliente al quarterback Peyton Manning sin importar el jersey que traiga puesto.


La verdad es que es inconcebible que un equipo supuestamente de élite en la NFL haya sido superado 33-7 durante los últimos tres periodos de un partido y que aún siga creyendo que es una potencia en una liga que ya se aproxima a fase de definición con respecto a las escuadras que se perfilan para llegar a los playoffs.


En la Conferencia Americana ya están perfilados varios equipos incluso para ser campeones en su respectiva división: los ya mencionados “Pats” (9-3) son los dueños del Este, los Cincinnati Bengals (7-4) le sacan dos juegos de ventaja en el Norte a los campeones Baltimore Ravens y a los Pittsburgh Steelers; en el Sur los mandones son los Indianápolis Colts (7-4), aunque a los Tennessee Titans (5-6) todavía se les mueve una patita; mientras que en el Oeste los vapuleados Broncos y los Kansas City Chiefs, ambos con 9-2, pelearán hasta el final por la supremacía de ese sector en el que también los San Diego Chargers (5-6) aún aspiran a algo.


En tanto, en la Conferencia Nacional, en el Top-3 se encuentran los sorprendentes Seattle Seahawks (10-1), los resucitados New Orleans Saints (9-2) y las recargadas Carolina Panthers (8-3), franquicias que tienen en común que en la posición de mariscal de campo tienen a tres muy solventes jugadores: Russell Wilson, Drew Brees y Cam Newton, respectivamente. Entre ellos saldrá el representante de la NFC para el Super Bowl, puedo apostarlo.


Y debajo de ellos hay un pelotón de varios equipos que buscarán apoderarse de los tres boletos que quedarán disponibles para la postemporada: los Arizona Cardinals (7-4), los San Francisco 49’ers (6-4) y varios más con récord de 6-5 como los Dallas Cowboys, las Philadelphia Eagles, los Detroit Lions, los Chicago Bears y hasta los St. Louis Rams, que van 5-6.
¡Hagan sus apuestas!


Contacto y comentarios: Email: damnkid@hotmail.com
Twitter: @Jpineda70

19-Oct-2013

Existe un aforismo popular que reza algo así como "a río revuelto, ganancia de pescadores", el cual se me vino a la mente apenas la Selección Mexicana de fútbol concluyó su participación en el hexagonal eliminatorio rumbo a la Copa del Mundo de Brasil 2014, en donde registró la peor actuación en la historia para un representativo azteca en una competencia sancionada por la CONCACAF, obteniendo un asqueroso cuarto lugar entre seis escuadras, con dos victorias, cinco empates, dos derrotas y 11 puntos que sirven apenas para arañar una ronda de repechaje (reclasificación) contra Nueva Zelanda el 13 y el 20 de noviembre próximo.


Más allá del pateticismo que envuelve esta situación que involucra al principal pasatiempo de todos los mexicanos (consumir a su Selección de panbol), donde hay decenas y decenas de culpables por este desleznable ridículo, resulta interesantísimo analizar cómo reaccionaron la mayoría de todos los actores involucrados en este show cómico-mágico-musical en el que terminamos dándole las gracias a nuestro más acérrimo rival (los Estados Unidos) por concretar una voltereta milagrosa de 3-2 ante Panamá mientras los nuestros hacían el oso de sus vidas ante unos rabiosos costarricenses que, tal como lo prometieron, bajo ninguna circunstancia se iban a dejar arrebatar los últimos tres puntos en disputa del hexagonal:

  • Víctor Manuel Vucetich.- Después de "dirigir" dos partidos del hexagonal, contra Panamá y Costa Rica, con una efectividad de 50% (una victoria y una derrota), el llamado "Rey Midas" (¿quién fue el estúpido al que se le ocurrió obsequiarle este apodo?) fue cepillado oficialmente de la dirección técnica de la Selección Mayor ayer viernes. Ni tardo ni perezoso declaró a los medios que su remoción fue "una falta de respeto" a su trayectoria y a sus blasones. Señor Vucetich, ¿quiere saber lo que sí es una verdadera falta de respeto (o varias)? 
  • 1) Que haya prometido que entrarían a la cancha los jugadores que pasaran por mejor momento, cosa que no hizo porque como el enésimo pelele en la historia del banquillo tricolor alineó a los jugadores que Televisa le impuso;
    2) Que cínicamente haya dicho que cumplió con el objetivo de conseguir el pase al repechaje y 3) Que por "dirigir" sólo dos juegos se haya metido 1 millón de dólares a la bolsa ¡más de 13 millones de pesos mexicanos! ¡Qué poca… educación!
  • Justino Compeán.- Él y su contlapache Decio de María, no se necesita ser un científico nuclear para saberlo, son los principales responsables del hundimiento de este Titanic verde, blanco y rojo. Son personajes siniestros, corruptos y poco éticos que, movidos exclusivamente por intereses mercántiles, han enfocado sus conocimientos (porque, eso sí, hay que reconocerlo, se requiere de muchos sesos para actuar como actúan estos dos) únicamente en ver cómo se meten más lana a sus bolsillos a expensas del fútbol soccer profesional mexicano. Esta dupla y su equipo de colaboradores han salido buenísimos para vender hasta el aire que respira el "Tri", pero a la hora de rendir cuentas en lo referente a lo deportivo han resultado ser unos verdaderos papanatas. Sí, ya todos sabemos que durante su gestión se han logrado dos títulos Sub-17 (Perú 2005 y México 2011) y una medalla de oro olímpica (Londres 2012), pero… ¿dónde ha quedado el seguimiento y apuntalamiento de esas generaciones de futbolistas promesa? Eso sí, ayer por la tarde Compeán muy enérgico vociferó frente a las cámaras y los micrófonos que obtuvo la unanimidad y el apoyo de todos los dueños de clubes para hacer a un lado al "Rey Midas-lana" y nombrar al nuevo DT de la Selección Mexicana.
  • Televisa.- No es necesario caer en un análisis concienzudo para hacerle saber a todos ustedes, estimad@s lector@s, que la empresa dueña del fútbol profesional en México es Televisa (a TVAzteca le avientan algunas migajas y le hacen creer que también tiene poder sobre esta "industria") y ayer viernes lo demostró al dar a conocer que Miguel "El Piojo" Herrera y todo su cuerpo técnico serán los encargados de preparar y dirigir a la los ratones verdes en los dos duelos contra los kiwis.
  • ¿De dónde sacaron las brillantes mentes de Televisa y la Femexfut que todo entrenador que salga campeón en la Liga local debe ser "premiado" con la dirección técnica de la Selección Mayor? ¡Quién sabe! Pero como son tan cortos sus alcances administrativos y deportivos no me sorprende que piensen que ése (el campeonar en la dichosa LigaMx) deba ser el único requisito sine qua non. Lamentablemente en el pecado volverán a llevar la penitencia, porque al frente del Tricolor acaban de poner a un "entrenador" que para coronarse por primera vez en su carrera debió invertir más de 400 partidos oficiales para lograrlo.
  • Además, no nos engañemos, "El Piojo" Herrera, Ricardo Peláez (¿habrá estudiado alguna carrera universitaria para ostentar un puesto que a todas luces requiere de conocimientos administrativos, jurídicos, psicológicos, etcétera?) y compañía no deberán pasar ninguna dificultad para imponerse a Nueva Zelanda y regresar de Wellington con el boleto a tierras cariocas y ser catapultados mediáticamente por Televisa y todos esos medios dizque "especializados" como los nuevos salvadores del fútbol mexicano. En una de esas hasta les andan programando una visita a Los Pinos.
  • Miguel Layún, Hugo Ayala, "El Gullit" Peña, Jesús Zavala, Severo Meza, Ángel Reyna, Gerardo Flores, Fernando Arce… ¿quiénes son estos cuates, de dónde salieron, son jugadores consagrados de la LigaMx, cartas fuertes de nuestro balompié? ¡Por supuesto que no!, pero para que vean lo prostituida que está la camiseta verde (bueno, ahora negra por aquello del marketing dizque para que se sean más agresivos nuestros jugadores en la cancha; para mi que los vistieron de luto porque en la Femexfut ya veían venir la debacle) aquí les dejo estos ocho ejemplos de medianía, de mediocridad, de irrelevancia, para que vean a quiénes se convocó para el hexagonal. Y obvio, no hay que olvidar que muchos de nuestros jugadores "consolidados" (tanto en la liga local como en el extranjero) también cargan con una enorme responsabilidad de que a este coche jamás le metieron la segunda porque, 1) Vinieron a jugar con la Selección Mexicana amenazados por sus respectivos clubes de que "sí o sí" debían cuidarse las patitas o 2) Simplemente su mejor momento ya pasó y muchos de ellos ya pertenecen a la categoría de los llamados cartuchos quemados.



Empero, vivimos los días del río revuelto y la ganancia de los vividores… ¡perdón!, de los pescadores. Por ello, no debe sorprendernos que desde sus respectivas trincheras surjan voces y opiniones de "expertos" que aseguren tener la solución a esta tristísima situación. Ya ven que Cuauhtémoc Blanco y su barriga chelera ya levantaron la mano porque "quiero ayudar a mi México", el doctor Luis García y su chip argentino en las cuerdas vocales también cree tener el antídoto para esta envenenado entorno a través de sus "análisis" por televisión y "columnas" periodísticas… y bueno, hasta el español Hugo Sánchez ya escribió en su espacio editorial (¿en verdad sabrá escribir?) que "me gustaría que en mi país me asignaran algun cargo cercano a los dueños de los equipos para poder asesorarles dentro del fútbol y dar mis sugerencias para cambiar y mejorar muchas cosas, dentro de las cuales está la Selección Mayor" (sic)… ¡Hey, imbécil!, ¿ya se te olvidó que tuviste una oportunidad previo a la Olimpiada de Beijing 2008 e hiciste el ridículo con la Sub-23 al no pasar de la primera ronda en el preolímpico en Estados Unidos?


La ironía es que no hay espacio suficiente en ningún lado para hablar de todos los culpables de que el fútbol mexicano esté completamente hundido en el fango. Porque, aunque se logre el boleto a Brasil 2014 (en la Femexfut ya están cantando victoria de que se despachará a Nueva Zelanda, ¿ya habrán metido sus manos negras Compeán, De María e Iñárritu?), ya nada salva el papelón hecho en el hexagonal,donde el saldo final es que ya no hay más "Gigante de CONCACAF" y que equipos como Panamá, Honduras o Costa Rica ya nos pueden venir a pintar la cara en el mismísimo Estadio Azteca.


A manera de sugerencia, les aconsejo que dejen de perder su tiempo apoyando a estos inútiles que ni siquiera le pueden pegar adecuadamente a una pelota frente a una portería vacía (saludos, "Chicharitou") y mejor le echen porras a los niños triquis, a las niñas poblanas y a la Selección Mexicana de baloncesto; al beisbolista Adrián González con los Dodgers de Los Ángeles (aunque ya los eliminaron anoche); a la raquetbolista Paola Longoria; o a la Sub-17 de Raúl "El Potro" Gutiérrez, que hoy precisamente inició la defensa de su título mundial en los Emiratos Árabes Unidos.
Porque con estos "changos", puras vergüenzas…


Contacto y comentarios: Email:
damnkid@hotmail.com
Twitter: @Jpineda70

25-Aug-2013
Y se consumó el ridículo. La Copa Oro, certamen balompédico que desde 1991 se celebra cada dos años entre 12 representativos de la Confederación Centroamericana y del Caribe de Fútbol (Concacaf), finalizó anoche de manera abrupta para la Selección Mexicana que "entrena" José Manuel "Chepo" de la Torre, con la ignominiosa eliminación en semifinales de los "Ratones Verdes Reloaded" a manos de una pundonorosa Panamá que, pase lo que pase en el Soldier Field de Chicago el próximo domingo en la final contra los anfitriones Estados Unidos, logró entrar a los terrenos de lo inédito por derrotar en un par de ocasiones a los aztecas por el mismo marcador: 2-1.

Causa vergüenza ver que un fútbol supuestamente superior en recursos, talentos e infraestructura como el nuestro, al que no hace mucho apodaban "El Gigante de Concacaf", esté totalmente sumergido en el fango por el empecinamiento de un puñado de oscuros personajes a los que únicamente les interesa hincharse los bolsillos de dólares y que poco les importa trascender en el ámbito deportivo.

Sí, el "Chepo" de la Torre es el responsable deportivo de que el fútbol mexicano de selecciones nacionales se haya ido a despeñadero tras el histórico logro de la medalla de oro en los Juegos Olímpicos de Londres 2012. Sí, por su mediocre, medrosa y miedosa manera de interpretar el balompié los equipos mexicanos que han participado (mas no competido) en todas las justas agendadas para este 2013 han ido de ridículo en ridículo: hexagonal rumbo al Mundial de Brasil, Copa Confederaciones y, ahora, Copa Oro.

Sin embargo, como dice el refrán, "no tiene la culpa el indio, sino quien lo hace compadre". Cierto, el "Chepo" de la Torre, en su papel de entrenador y la panda de mediocres que conforman su cuerpo técnico deben ser defenestrados porque desde 2011 no han encontrado un grupo base para conformar a un equipo más o menos digno de los lugares que FIFA nos obsequia en sus clasificaciones mensuales. La convocatoria inexplicable de jugadores de paupérrimo nivel (Joel Huiqui, Miguel Layún, el "Topo" Valenzuela, Raúl Alonso Jiménez, el "Gullit" Peña, Rafael Márquez Lugo, Alejandro Castro y un interminable etcétera) y una nula noción de lo que en realidad significa la dirección técnica de un conglomerado de profesionales del soccer son sólo la punta del iceberg de un cáncer que amenaza, cuando menos en el futuro inmediato, con dejar fuera a México de la próxima Copa Mundial.

Junto con el "Chepo" se pueden mencionar varios nombres o apellidos de individuos o empresas que se han encargado de pudrir al fútbol profesional de la 1ª División en México. Televisa, TVAzteca, Compeán, De María, Iñárritu y un nutrido ejército de vociferantes paleros que bien podrían representar la antítesis de lo que debe ser un verdadero comunicólogo (pero que, eso sí, anoche con sus caras largas a cuadro, posterior al juego Panamá-México, sugerían que "ya era hora" de que se echara a De la Torre del "Tri"), tienen que ser exhibidos como los culpables de esta catástrofe deportiva que anímicamente afecta diariamente a millones de mexicanos que ilusamente depositan sus expectativas en una pandilla de mediocres conformistas enfundados en camisetas verdes. ¿Pero qué tal cuando se trata de hacer comerciales de teléfonos celulares, tarjetas bancarias, papitas, gaseosas y hasta hacerla de títeres al ritmo de "¡aquí está el 'Tri', oh-oh; aquí está el 'Tri', oh-oh!"? Para eso sí son los mejores, sí señor.

Ahora es el tiempo de escuchar pretextos y justificaciones por los sendos papelones desempeñados. De la Torre (no se me viene a la mente ejemplo más nítido de lo que es la arrogancia y la falta de ética), obvio, se apegará al contrato que ampara su gestión por todo el proceso rumbo a Brasil 2014. Y se entiende su falta de dignidad. Porque en esta chamba (como en cualquier otra), en términos económicos siempre es preferible ser despedido a renunciar. Y como a este cuate, al "Chepo", sólo le importa el dinero, pues lo que sigue es esperar a que lo echen. ¿Apoco no?

Lo más vergonzoso de todo es que este torneíto (la Copa Oro) está prácticamente arreglado por sus mafiosos organizadores para que México y Estados Unidos se enfrenten siempre en la final. Y ni siquiera así…

¡Felicidades por su fracaso, señores, se lo merecen!

* * *
El otro lado de la moneda, afortunadamente, lo representa la boxeadora chilanga Mariana "La Barbie" Juárez, quien hace un par de sábados cobró revancha de la nipona Rigo Toyo al vencerla por decisión unánime en el Centro de Convenciones de la Feria de León, tras haber sido brutalmente noqueada en el primer round por la japonesa el pasado 27 de abril en la Arena México.
Con esta victoria, la pugilista capitalina acomodó su foja en 37 victorias, 7 derrotas y 3 igualadas, amén de que se adjudicó el título Internacional Supermosca del Consejo Mundial de Boxeo (CMB). Pero más allá de lo que representa este triunfo en estadísticas o en dinero, "La Barbie" le enseñó a todo México lo que la Selección Mexicana de Fútbol, por ejemplo, no posee: amor propio.
Así es. Amor propio. Un amor propio que le permitió reconocer que el salvaje nocaut que le propinó Toyo hace tres meses fue un recordatorio para volver a poner los pies en la tierra y ubicarse en su realidad. En este mismo espacio hemos criticado en su momento a "La Barbie" por cierta clase de distracciones que un deportista profesional no debe permítirse jamás. Cierto, hay factores que inciden en que un individuo de pronto se olvide de sus objetivos primordiales y dedique sus esfuerzos a empresas frívolas o poco trascendentales para su actividad. Sin embargo, Mariana tuvo la atingencia para someterse a una dura autocrítica y para el segundo capítulo con la nipona Rigo Toyo llegó con una preparación digna de ser aplaudida.
El combate que protagonizaron estas dos mujeres en el Centro de Convenciones de León merece ser enmarcado en oro. La mexicana y la japonesa se enfrascaron en una feroz batalla en la que ninguna quería cargar con la derrota. Se demolieron a golpes. Demostraron que sobre un cuadrílatero la cuestión de la equidad de género está más que allanada y con su comportamiento, profesional, apasionado y ético (ahí te hablan, "Chepo"), le obsequiaron a la afición una página memorable en la que la mexicana salió con el brazo en alto merecidamente.
¡Enhorabuena por "La Barbie"!

SI SON UNOS RATONES 07.09.13

"LA BARBIE" Y "EL CHEPO" 25.07.13

¡AMÉRICA Y YA! 27.05.13

Amércia o Cruz Azul.. ¿quién para campeón? 21.05.13

¿Liguilla o playoffs? usted elige 08.05.13

Todos VS el Miami Heat 30.04.13

Xolos y diablos rojos: luz y sombra 06.04.13

¡Gracias Chepo! 23.03.13

La tragedia y la estupidez 16.02.13

Los tramposos 31.01.13

Márquez, Márquez, ra ra rá !!!! 10.12.12

Final roja e inédita 29.11.12

Domingo de finalistas 25.10.12

Liguilla Ligamx, ¿quién para campeón?

¿Invicto de Chocolate? 17.10.12

Boxeo basura 13.09.12

Futbol con misión 07.09.12

Un simple adios 23.08.12

Misión cumplida 12.08.12

Buena cosecha 05.08.12

¡Y fue de plata! 30-07-12

De Tin-Marín ... ¿Olimpiadas o Liga MX? 12-06-12

¡QUE ARDAN LAS DUELAS EN LA NBA: THUNDER VS. HEAT! 12-06-12

Fútbol de recicleje 01-06-12

¿Rayados o Santos? 17-05-12

¡Arriba el Norte! 09-05-12

Lista la liguilla del CL12 30-04-12

Algo huele (muy) mal en la NFL 05-04-12

El clausura 2012, a medio camino 27-02-12

La política me da risa es una publicación de Yazmín Alessandrini. Todos los derechos reservados. 2011-2017 Aviso de Privacidad  admin WSI BMS